Inicio » Coros

20 Aniversario del Coro “A Capella” 1990/2010

Publicado por el 18 March 2010 2 Comentarios

Juan Carlos Sánchez Peiro, presidente de “A Capella”, nos hace un recorrido por los 20 años de historia del coro a través de este artículo que han preparado las más veteranas: Carolina Carrera y Eva Martín con la colaboración de Juan Pablo Heredia.

20 Aniversario del Coro “A Capella” 1990/2010

El coro de Cámara A Capella cumple veinte años en 2010. Es un aniversario que nos llega de forma inesperada, que nos sorprende de repente, inmersos en mil historias y que nos hace exclamar sorprendidos: ¡Pero si han pasado veinte años! ¡Algo habrá que hacer!

Lo primero que hay que hacer es recordar que todavía quedan miembros Fundadores. Carolina Carrera, en activo, e Ignacio León, pendiente de reincorporarse tras una pausa temporal.

Ellos nos cuentan cómo se reunieron unos cuantos amigos para cantar en la boda de Belén y Fernando. Era 1990. La clásica historia del chico del Colegio de Nuestra Señora del Recuerdo, de los jesuitas, y la chica del Colegio del Sagrado Corazón. Sus amigas recurrieron a la Madre Aurora Arredondo, su antigua profesora de música del cole, y en aquéllos ensayos se sembró la semilla del actual coro A capella.

Dirigidos por Alejandro conseguíamos que saliera algo bastante decente. Cantábamos principalmente repertorio de bodas, como “Canticorum Iubilo” G.F. Haendel, “Haec Dies” de Weber, “Panis Angélicus” de C. Frank, “Ave Verum” W.A. Mozart, la “Salve” de la Cantiga a Santa María (Alfonso X el Sabio). Llegamos a cantar una boda en Guadalupe. Éramos diez.

Lo segundo que hay que hacer es recordar a todos los que pasaron por el coro. Cada uno a su manera dejó su huella y muchos de ellos son todavía mencionados cuando recordamos años pasados. Con todos compartimos grandes momentos, esfuerzos por superarnos, y emociones intensas. Algunos se emparejaron felizmente entre corchea y corchea, como Antonio y Marian, Luis y Lourdes, Isabel y Ignacio Parres (que actualmente siguen en el coro) … el mundo coral es un caldo de cultivo ideal para emparejar, evidentemente.

Especial recuerdo se merece la Madre Arredondo (RSCJ), gracias a ella ensayamos en el Colegio Sagrado Corazón del que algunas somos antiguas alumnas. Primero lo hacíamos en la residencia de las Religiosas pero como las molestábamos con nuestro ajetreo pasamos a ensayar en el salón de actos. Estos ensayos eran horribles porque en esta parte del Colegio los fines de semana hacía un frío espantoso, pero allí  estaba ella para acompañarnos con el piano, son su abrigo y su bufanda y quedándose dormida encima del teclado porque siempre le estropeábamos la siesta. Y las bodas, gracias a las cuales se subió los millones de escaleras que hay en todas las iglesias para acceder a los Coros. Al subir los peldaños, la pobre miraba hacia arriba y su cara era todo un poema, pero nunca la oímos quejarse, ni dejar de venir para tocar el órgano. Cuando la recogíamos era rigurosamente puntual y sus partituras eran una obra de arte, lo que se corresponde con la persona metódica, ordenada y enamorada de la música que era.

Ella nos quería a todos y cada uno de nosotros y disfrutaba de nuestras alegrías y lloraba con nuestras penas, por eso sufrió enormemente cuando falleció nuestro querido amigo Javier. Ese fue un año muy intenso en la vida del Coro, que terminó con un concierto maravilloso en los Jerónimos el 25 de julio. Ese día la Madre estaba feliz porque sus chicos estaban cantando en uno de los mejores sitios de Madrid, sólo había que verle la cara.

Recordamos, por tanto,  con inmenso cariño a Javier Prieto, que en paz descanse, que no sólo incorporó a dos bajos estupendos como son Iván Villarrubia y Alberto Manzano (por aquél entonces les llamábamos los becarios, porque eran los únicos que todavía estaban en la facultad) sino que un domingo tomando un café después de ensayar, cogió una servilleta y en ella diseñó nuestro logotipo.

Y entonces decidimos que ya éramos lo suficientemente importantes como para encargar carpetas grabadas.

En 1993, empezamos a crecer. El 27 de marzo ofrecíamos en la Catedral de Baeza el Concierto de Semana Santa. En junio de 1994 ofrecimos un concierto en el que entre otras piezas interpretamos nuestra famosa “Fiesta en la Aldea” y el “Txiriboguin Andrea”. Éramos dieciséis. Nos reuníamos una vez a la semana y a parte de hablar, cantábamos y disfrutábamos de la música.

En 1995, debió llegar Jesús Alonso, tendría unos 19 años y estudiaba en los ensayos mientras que su novia, Amparo cantaba. Estudiaba música y con su corta edad fue capaz de hacerse con nosotros. Ensayábamos un solo día, pero de manera intensa. Empezábamos a las cuatro y media, pero no sabíamos cuando íbamos a terminar. Los ensayos eran primero por cuerdas con un pianillo casi de juguete y luego nos juntábamos. Cantamos mil y una bodas, unas mejor y otras peor. Tuvimos todo tipo de anécdotas. En una el novio que era extranjero, muy blanquito él, tenía una claraboya encima que filtraba un sol intenso, se desmayó y se cayó hacia atrás. La boda se interrumpió, pero finalmente se casaron.

Cuando nos constituimos en Asociación conseguimos la primera y única subvención de la Comunidad de Madrid para comprar los uniformes de los chicos. Por aquél entonces ninguno estábamos casados así que nuestro ocio y tiempo libre se lo dedicábamos por entero al Coro, con fines de semana llenos de bodas y ensayos interminables las tardes de los domingos. Pero estábamos a gusto y disfrutábamos con las personas que compartían nuestra afición y nuestra amistad. Y así fuimos creciendo en lo Coral y en lo personal. Y las bodas fueron llegando, y los bautizos y los funerales y siempre con el Coro.

Es curioso que en aquéllos tiempos incluso tuvimos un Presidente del coro, que se implicó hasta tal punto sin ser coralista. Eduardo, el marido de Eva, hizo esta labor durante varios años de gran dedicación. Ella también fue secretaria mucho tiempo.

Jesús era exigente, y aunque la mayoría de nosotros no tenía estudios musicales la cosa sonaba bastante decente. Éramos tan sólo quince.

En junio de 1997 cantamos con la Orquesta Sinfónica de Estudiantes de la Comunidad de Madrid el “Oratorio de Jonah”, de Giacomo Carissimi. En 1998 cantamos en el Ateneo de Madrid la “Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan” del compositor español Tomás Luís de Victoria. En 1999 interpretamos la Música para el “Funeral de la Reina Mary”, de Henry Purcell. También celebramos el concierto de “Mil Años de historía de la Música Coral” en la Iglesia de San Jerónimo el Real. En febrero de 2000 participamos en el XII Ciclo de Música Coral organizado por la Federación Coral de Madrid y obtuvimos el segundo premio del Certamen de Canción Castellana de la Villa de Griñón. ¡Que alegría!, era la primera vez que participábamos en algo así y con semejantes resultados.

En la Navidad de 2000 participamos en el Programa “Canciones de Navidad” emitido el 24 de diciembre por Telecinco, dirigidos por Emilio Aragón. Para todos nosotros fue divertido por ver el mundo de la televisión desde dentro, aunque un poco cansado. Pero todavía éramos jóvenes.

En 2001 interpretamos la Misa Brevis “Spaurmesse” de W.A. Mozart y en las Navidades de 2002 los “Cuatro Himnos de Coronación” de G.F. Haendel.

Cuando Jesús decidió dejar el coro improvisamos una solución y nuestro compañero Ignacio Parres asumió esa labor temporalmente. Incluso llegó afrontar el reto de dirigirnos en conciertos, como el que ofrecimos en el viaje que unos cuantos hicimos a Verona. Un viaje memorable. Aquél verano no quisimos quedarnos sin concierto y se interpretó una Selección de Canciones y Danzas Villanescas bajo su dirección.

En aquélla época Juan Pablo Heredia fue presidente del coro y coordinó el paso al nuevo director, así como nuestro traslado a la Parroquia Bautismo del Señor, donde actualmente ensayamos.

Y comenzamos una nueva etapa bajo la dirección de un hombre verdaderamente carismático Mijail Erman que había dirigido agrupaciones como la Capella RusaBolshoi y los coros del Ejército Ruso.

Misha nos enseñó muchas cosas. A buscar nuestro sonido, expresar sentimientos… hacer música cargada de matices. Su gran personalidad y fuerte carácter nos impactó en gran medida. Su estreno con nosotros fue el concierto de Navidad de 2003 en el que interpretamos por primera, nuestro célebre “Shedrick”, obra “talismán” de este coro.

Con él A Capella creció y disfrutó de estupendos momentos.  Misha nos veía casi como a sus propios hijos y como todo padre, con su fuerte carácter ruso, nos echaba unas buenas reprimendas cuando las cosas no salían. Igualmente era capaz de emocionarse y de hacernos emocionar al mismo tiempo.

En la primavera de 2004 tuvimos la suerte de disfrutar del patrocinio de la Fundación Cervera-Figares. Ofrecimos una serie de conciertos de carácter benéfico. Hicimos el Gloria de Vivaldi, el Réquiem de Cherubini, los coros de las zarzuelas El bateo y La Gran Vía en las que muchos de nosotros realizamos solos muy divertidos y resultones. Aprovechando la bonanza económica incluso planteábamos fines de semana de concentración en una casa rural grande con familias y así le dábamos un empujón al repertorio en plan intensivo: esto lo tenemos que repetir, que es muy divertido.

Ahora estamos empezando una nueva etapa con nuestro actual director Guillermo Bautista: un “fiera” que se incorporó con nosotros en octubre de 2009. Director fundador del ensemble bquadro. Director del Coro Proyecto Guerrero y director invitado de la agrupación instrumental del mismo nombre. Ha sido director titular de la Orquesta ETSII Universidad Politécnica de Madrid. Ha sido director del Coro y Orquesta de Cámara de Madrid. Ha dirigido también agrupaciones como la Orquesta de RTVE o el Coro de la UPM.

Los ensayos están siendo durísimos porque Guillermo muestra un estilo de trabajo muy profesional, sin dejar de lado su sentido del humor. Tiene muy claro lo que quiere hacer y su gran personalidad, y meticulosidad a la hora de abordar cada una de las obras, nos hace tener el convencimiento de que los resultados van a ser buenos, porque sentimos que su método funciona.

Durante 2010 se han incorporado algunas voces nuevas en las cuerdas de soprano y contraltos, savia que renueva  a este coro.

Actualmente estamos inmersos en la preparación de las obras a interpretar en el próximo Certamen Coral de Ejea de los Caballeros, para el que hemos sido seleccionados y al que acudiremos con toda la ilusión del mundo.

De forma paralela estamos preparando un repertorio formado por obras de autores franceses contemporáneos: Ravel, Debussy, Poulenc… con las que pensamos realizar varios conciertos en este año en el que celebramos nuestro vigésimo aniversario y al que por supuesto estáis todos invitados.

En fin, como sucede siempre al principio de estas etapas, estamos viviendo un momento de trabajo duro, de apuesta de futuro, y de gran satisfacción personal, por un trabajo bien hecho.

Pero A Capella somos más que todo esto, somos un conjunto de personas implicadas en un bonito proyecto, personas que disfrutan cantando, compartiendo y dando lo mejor de cada uno de nosotros a través de nuestra gran pasión:  la música. A Capella somos una gran familia.

Mnogaia Leta” …¡Larga vida!


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , ,

Posts relacionados:

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.