Inicio » Ad libitum, Aportaciones, De interés

Apuntes sobre la inspiración, por Alejandro Yagüe

Publicado por el 03 March 2010 19 Comentarios

Alejandro Yagüe comparte con nosotros sus reflexiones sobre la inspiración.

Apuntes sobre la inspiración

Por lo general, suele ser típico en muchos coros el cantar obras de “difuntos” (del difunto Mozart, del difunto Beethoven, del difunto Bach, etc.) y cuando se encuentran delante de un compositor vivo siempre suelen hacer las mismas preguntas: ¿De donde le viene a Usted la inspiración? ¿Cómo compone?. Y es que el rostro de un compositor vivo debe ser distinto al de los demás mortales, por lo visto.

Cuando se ve a un escultor con su buzo, manejando maderas, hierros y piedras, parece que lo hace de una forma técnica y que nos encontramos delante de un “humano” que sabe utilizar los “materiales humanos”, pero que la inspiración tiene que estar en otros lugares más “espirituales”. No digamos nada al ver a un pintor manchado y oliendo a aceites. No se sabe exactamente lo que es un compositor porque el material sobre el que trabaja son los sonidos, los ritmos, las sonoridades, las formas musicales e incluso el ruido, y siempre se ha pensado que  son fenómenos que no se pueden controlar. Es inútil indicar que uno se haya pasado al menos catorce años de carrera para estudiar armonía, contrapunto, fuga, composición, orquestación…

¿Cómo es la inspiración? ¿Cual es su rostro? ¿Donde vive? ¿Como se alimenta? ¿Quienes son sus padres?¿Cual es su DNI?. Cuando se le mira a un compositor vivo se pretende desentrañar de su rostro la imagen de la inspiración. Se le mira como a un ser tocado por un don divino, como a un extraterrestre con dones sobrenaturales y cuanto más rara sea su figura, mejor compositor es. Podríamos entonces hablar del “rostro de la inspiración” en los compositores vivos. Sea como fuere, este tema es un manjar para los filósofos, que podrían emitir juicios mucho más interesantes y atractivos que los nuestros. Nosotros vamos a “aterrizar” por un momento, y vamos a indicar sólo algunas ideas muy prácticas sobre la inspiración. Hablemos de la inspiración para andar por casa.

-1º Ningún vago está inspirado.
Los vagos carecen de ideas. Si carecen de ideas no las pueden combinar y si no saben, ni pueden combinar ideas, tampoco pueden tener ideas nuevas. Quizás las ideas nuevas, pudieran ser parte del rostro de la inspiración. Por lo tanto, la primera conclusión es que hay que coger el lápiz y la goma de borrar, que son los grandes inventos a través de los cuales suele venir la inspiración.

-2º Nadie está inspirado estando drogado o borracho.
A veces suelen contarse anécdotas de compositores que en plena borrachera o mediante alucinógenos han compuesto “la tira” de obras maestras y en poco tiempo (mientras duran las alucinaciones). No sabemos la cantidad de vino ni de droga, necesarios para componer de esa forma. De todos modos, la experiencia nos indica que todo acaba siendo un sueño, y los sueños, sueños son. Si para hacer grandes inventos, grandes investigaciones y tener unas ideas atractivas se necesita una mente despierta, no hacemos nada tirados en la cama. No nos enteraremos del momento en el que venga la inspiración.

-3º ¿Qué culpa tiene la luna?
Intentar inspirarse mirando a la luna puede traer problemas de tortícolis. La luna presenta unas manchas que no son notas, sino cráteres. Mejor que mirar hacia las alturas es mirar hacia millones de composiciones ya inspiradas y analizar con detalle las características de esas inspiraciones. A lo mejor es la luna la que nos mira a nosotros para inspirarse. San Isidoro de Sevilla se preguntaba si la luna tenía alma y se respondía que eso se demostrará en el momento de la resurrección. Mientras tanto no queda más remedio que coger la goma de borrar y el lapicero.

-4º Hay que escuchar obras inspiradas.
Las obras inspiradas son las que nos emocionan desde muchos puntos de vista y son fuente de infinidad de estudios y comparaciones, y por eso no nos cansamos de oírlas durante toda la vida. Tampoco las futuras generaciones se cansarán de escucharlas porque son amigas de todos los tiempos. Las obras inspiradas no mueren; se repiten, se resucitan.

-5º Los padres de la inspiración.
La madre se llama “Doña Obsesión”. Sin ella no se logra nada. El padre es “Don Trabajo Diario”. Ambos viven en la calle “Siempre” de la ciudad de “Constancia”.

-6º De todas formas existe la inspiración. Lo digo, porque ella es la causa de que las obras musicales sean diferentes, de que se resuciten las partituras, y de que los coros no se cansen nunca de repetir una obra. La obra que se muere no está inspirada y va al cementerio del olvido.

-7º He visto un libro que ha aparecido recientemente y que se titula “Dios es música” (sobre la novena Sinfonía de Beethoven) y no sé por qué me ha venido a la mente este tema de la inspiración. Misterio.

-

Alejandro Yagüe

-

-

-

-


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: ,

Posts relacionados:

19 Comentarios »

  • nuria martinez says:

    Gracias por compartir y declarar la verdadera base de una obra sólida y llena de inspiración, parece buena la propuesta de la goma y el lápiz, claro que si…

  • María says:

    Yo añadiría que la inspiración es un sentimiento que requiere de sensaciones previas. La inspiración es “la última fase” de un proceso del que primeramente algo ha entrado en nuestro interior. Sin nada dentro es posible que solamente lo que se escriba sea una mera copia sin sentido. Si no hay “un algo” por mucho que trabajes, no se llegará a ninguna parte.

  • Alejandro Yagüe says:

    Tienes toda la razón, María. Ese enfoque tuyo es muy interesante. Creo que fué Picasso quién dijo, “si existe la inspiración, que me pille trabajando”.

  • Javi Busto says:

    Estoy al 100% con mi admirado amigo, Alejandro. Todos los que nos dedicamos a escribir música, ya sea desde el conocimiento profundo de la técnica (caso de Alejandro)o desde la intuición (mi caso), conseguimos en algunas ocasiones obras “especiales”, coincidiendo “con el día bueno” o inspirado, eso sí, SIEMPRE TE PILLA TRABAJANDO: O insistes o no sale nada “con punch”.
    Hombre sabio mi Alejandro del alma (además de Picasso y otros cientos que han dicho más o menos lo mismo).
    Abrazos. Javi

  • Hola Javi. Hace tiempo que no nos vemos. En el fondo lo que pretendo es “picar” un poco a la gente para que exprese sus opiniones, porque ya sabes que en el mundo coral hay mucho artista y muy bueno, que te sorprende. Si te fijas en el pequeño artículo, he dejado a un lado la parte misteriosa, la más poética, la más bella de la inspiración, para que sean los lectores quienes opinen sobre las emociones, sobre sus experiencias al cantar, etc. Saludos desde la clase de Composición del Conservatorio Superior de Salamanca.

  • César Burgos says:

    Vaya temita que nos propones, querido Alejandro.

    Hay un secretillo a voces en B (ciudad de Castilla como tú sueles decir, la Vieja, cabeza para más señas), que todos los domingos tocas en la iglesia de SNdB (a descifrarlo, que también es secretillo a voces), a las 12:30. Y allí podemos comprobar qué hay de la inspiración a manos de un órgano afinado como es el de ese “marco incomparable”.

    El artículo se llama Apuntes, anda, lánzate y escribe un tratado.

    No puedo evitar responderte, el tema es muy interesante y daría para hablar mucho y muy distendido. Vayamos punto a punto.

    Ningún vago está inspirado. Cierto. Los músicos por su propia insistencia en conseguir la perfección no suelen destacar por vagos. Bueno, pueden ser vagos en el resto de ámbitos de su vida, pero en la vis musical, raramente. Y si lo fueran no llegarían a componer.

    Entendemos componer, como pensar una idea, escribirla en música para que pueda ser interpretada. Si no se puede interpretar o no es una idea, no hay mensaje y por lo tanto no se podría hablar propiamente de composición.

    Alcohol y drogas. A la vista de algunas composiciones pictóricas, escultóricas e incluso musicales, parece que el que las compuso estaba descompuesto, fumado o borracho, porque de lo contrario no se entiende qué churro le salió. Y a veces hasta lo dice el propio autor. La estética ultraposmoderna a veces es errática y carente de sentido. Otro día os cuento lo que me pasó en el CAB de B (la ciudad de Castilla).

    La luna. Un compositor no puede estar mirando a la luna, tienes razón. Pero hay alguien en Burgos que nos tiene enamorados con sus lunas, bien sea Luna Bella o la de los niños “Quisiera ser tan alta como la …”.

    Por mi propia experiencia, los mejores períodos para componer son aquéllos en los que escuchas buena música, con corazón, con mensaje, bien realizada, vocacional, lo que tú llamas inspirada.

    Un sabio pintor y sobre todo dibujante dijo: “Cuando llegue la inspiración que me encuentre trabajando”.

    Discúlpame pero no puedo ser polémico, coincido con lo que dices. Y para la próxima vez puedes escribir también sobre improvisación, que también puede dar juego. La música coral no suele trabajar este tema, aunque a veces parece que sí, no es cierto?

  • Alejandro Yagüe says:

    El tema de la improvisación, y en concreto de la improvisación coral es muy interesante y en ese caso hablaríamos de inspiración rápida, inspiración inmediata u otro título similar. Si vemos que hay más gente interesada sobre este asunto trataríamos el tema con detenimiento.

  • Paloma Mantilla says:

    ¡Por favor, maestro!

  • César Burgos says:

    No puedo creer que el tema de la inspiración no tenga más respuestas. Será algo pasajero.

    Pues bien, me gustaría pedirte Alejandro que nos hables sobre la improvisación. Una vez vi un coro sueco en la Iglesia de San Gil en Burgos, y parecía que improvisaban, cantaban al tiempo que movían la cabeza a un lado y a otro, como si con el gesto quisieran señalar una nota determinada. En el medio había un bajo que mantenía siempre la misma nota. Al final todos se juntaban y cantaban un Ave María a cuatro voces. Era un ejercicio para calentar y no estaba en el programa.

    Qué necesita un coro para salir a improvisar de esta forma?

    Cualquier otra información sobre improvisación será bienvenida y estará presta para cantar con nuestros coros.

    César

  • Vicente Martinez says:

    Voy a intentar, amigo Alejandro, trasladarte mi punto de vista sobre lo que hemos estado comentando esta tarde en relación con la inspiración en el proceso creativo.

    Todos los seres humanos llevamos dentro de nosotros a tres personas diferentes: a un niño; a un padre y a un adulto.

    EL NIÑO que llevamos todos dentro, en general es alegre; es divertido; pillo, le gusta meter los dedos; probar, esta lleno de expontaneidad y de frescura. Se entusiasma con todo y todo le interesa.

    EL PADRE que también todos llevamos dentro, es un reflejo en general de nuestro propio padre, que nos marcó en su día normas, conductas, que nos inculcó valores y que también al tiempo que nos educó, reprimió y en muchos casos cortó las alas de ese niño feliz que se reía de todo.

    Por último, tenemos controlando al padre y al niño, UN ADULTO , que si todo ha ido bien, ha madurado, ha cogido lo bueno del niño y del padre. Es capaz de sopesar, de medir; de valorar y luego decide lo que debe de hacer,lo que esta bien y lo que no.

    En el proceso creativo, ese juego entre el niño; el padre y el adulto que todos sin excepción contenemos, está muy presente. El niño representa la creatividad primaria, que es imprescindible en todo proceso para obtener algo distinto, representa la espontaneidad, el juego, el dejarse llevar, el estar completamente inmerso, sin miedo; sin vergüenza, en el asunto entre manos. Es capaz de entusiasmarse, de enamorarse, de tirarse a la piscina, de extasiarse, de comunicarse con el más allá, cada uno lo llama de una manera, de inspirarse en definitiva. El niño da las ideas, luego en Padre, marca limites (no seas vago, no te drogues, se constante…)y el adulto, sobre todo el adulto, decide lo que vale y lo que no, lo desecha casi todo, pero de pronto, su niño, le aporta algo diferente, novedoso, que puede valer, que merece la pena desarrollar. Esto siempre lo decidimos con nuestro adulto y es en ese momento cuando el verdadero artista empieza a trabajar, a trabajar muchísimo. ese juego entre el niño y el adulto se puede mantener a lo largo de todo el proceso creativo o no. En mi caso, como la pintura que yo hago, requiere mucho trabajo, la inspiración; “el niño”, aparece principalmente al principio y al final, ente medias está casi toda la obra por hacer, el conseguir que tome cuerpo y que vea la luz, requiere lo que llama Abraham H.Maslow en su libro “La Personalidad Creadora” la “creatividad secundaria” que esta llema de trabajo, de lapiz y de goma de borrar en vuestro caso como comentas, en el caso de un poeta de tirar y tirar cientos de borradores a la papelera, en el caso de un pintor de un trabajo muchas veces metódico y disciplinado.

    Un abrazo y enhorabuena por tu iniciativa

    Vicente Martínez.

  • Josu Elberdin says:

    Gracias ALejandro por haber escrito tan bien sobre el tema. Lo había visto pero necesitaba algo de tiempo para poder leerlo con detenimiento. Me encanta tanto tu presentación como las ideas que han ido surgiendo.

    Voy a intentar aportar mi granito de arena. En mi caso suelo escribir muy rápido, pero muy intenso. se puede decir que provoco a esa inspiración, pero estoy totalmente de acuerdo, que no se debe dejar para el último momento todo, pues puede que no salga. Es cierto que sólo se puede crear si se está creando. Últimamente me ha tocado escribir cosas o guardar ideas en los lugares más insospechados, y me estoy haciendo muy amigo de llevar encima un pedazo de hoja pautada y un lapiz a mano.

    En mi caso al menos las ideas vienen y se van, y si no las coges al vuelo, siempre llega otra, pero has perdido la anterior.

    Las obras más “especiales” surgen siempre pensado en sensaciones muy profundas y no es suficiente con que se haya escrito para que “funcione” bien. La música es mucho más que notas en un papel o dibujos en un trazo, es vida, y la vida en si mismo es una pura inspiración.

    Sólo la costumbre de trabajar lleva a que las obras partan de una idea genial, pero se construyan con conciencia de artesano. La idea es esa chispa que enciende una llama, pero luego son los sarmientos (el trabajo constante) los que provocan que el fuego no se apague.

    Que no se acabe es chispa nunca, pero que siempre tengamos sarmientos a mano para mantener el fuego vivo.

  • Ideas muy interesantes.
    Josu, encantado de saludarte aunque sea por estos lares. También he oído tus ideas musicales a través de los coros y son muy coloristas y atractivas.
    Vicente, pintor y poeta, creo que al final vamos a movilizar a todas las ramas artísticas. Seguro que dentro de poco van a aparecer los filósofos y nos van a llenar de dudas.
    Mientra tanto aprovechemos la situación…

  • Como veo que hay gente que quiere tener documentación sobre el tema,
    os pongo estos enlaces muy fáciles de conseguir que suelen contener
    bibliografía:

    1-La palabra inspiración como “recibir aliento”. Significado e historia. Bibliografía
    http://es.wikipedia.org/wiki/Inspiraci%C3%B3n_art%C3%ADstica

    2-Sobre los términos “musa” y “mitos”.Bibliografía:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Musa

    3-Hay hasta todo un Postgrado en Creatividad e innovación en Barcelona.(Se trata del creatividad en general y no sólo artística)
    Entrenamiento de la creatividad.
    http://www.mailxmail.com/curso-creatividad/entrenamiento-creatividad-1

    4.Sobre la creatividad.Bibliografía:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Creatividad

  • Dificil tema a tratar éste que nuestro buen amigo Alejandro, y excelente compositor, nos propone. La dificultad radica en que, como seres humanos, estamos dominados por nuestro hemisferio cerebral izquierdo, que siempre busca, indaga y pretende encontrar fórmulas para todo: ¿cómo se produce el amor? ¿qué tengo que hacer para que se enamoren de mí? ¿qué ejercicios debo hacer para encontrar a Dios? ¿cómo se fabrica una sinfonía que guste a todo el mundo?…
    En mi opinión, el arte es como el koan que dice ¿cómo darías una palmada con una sola mano? Los asuntos del hemisferio derecho nos desconciertan. Tratamos siempre de intelectualizar lo que no tiene una respuesta racional: el hemisferio derecho no se preocupa en analizar y diseccionarlo todo. Lo hace y punto.
    A menudo me hacen esa pregunta: ¿cómo compones? ¿qué te inspira? ¿qué mecanismo te empuja a poner un acorde en lugar de otro? Y yo siempre contesto que no tengo ni idea, simplemente me limito a copiar la música que suena dentro de mi cabeza. Cuando construyo obras de larga duración es cierto que tengo claro unos temas principales en los que apoyarme y que éstos surgieron un día paseando, o cuando me desperté bruscamente a las 4 de la madrugada (y tuve que levantarme a escribirlo), en el autobús, viendo una película, yo qué sé, en los sitios y momentos más peregrinos. El fenómeno es caprichoso en cuanto lugar y momento y no puedo controlarlo. No sé si vendrá alguna idea mirando la luna o un barco entrando en el puerto. Eso sí, al surgir tienen que gustarme, de alguna manera fascinarme, para que pueda trabajar en ellos con ilusión. Desconozco por qué un tema me gusta o me disgusta, si me resulta manido o soso, pero sí puedo decir que, si estoy obligado a hacer algo y mi hemisferio izquierdo “inventa” un tema musical, casi seguro que es un bodrio y acabaré borrando todo tarde o temprano.
    Componer (en mi caso) no es cuestión de codos, de prueba y error, empecinándose hasta que salga algo. Cuanto más borres, taches, modifiques, tanto peor irá quedando la obra, irá perdiendo su frescura hasta que quede sin significado. Es como repetir la palabra casa, casa, casa, casa,… hasta que no quiere decir nada excepto ruido. También dicen que, en teatro, cuanto más se repite una escena, peor sale. Yo nunca borro ni tacho, lo que queda escrito así se queda porque ha salido de forma espontánea. A veces, gracias al ordenador, puedo insertar cosas nuevas, pero no por un acto racional sino porque que brotan solas al escuchar lo ya compuesto.
    Y eso es todo lo que puedo decir, que en resumidas cuentas ignoro los mecanismos subyacentes. Supongo que cada compositor es un mundo, pero gran parte del encanto de la creación es que no podamos racionalizarla.

  • Alejandro Yagüe says:

    Una opinión sobre la inspiración. Vídeo en youtube.com
    http://www.youtube.com/watch?v=ivERZQz9HbU&feature=channel

  • Alejandro Yagüe says:

    Texto y comentarios sobre
    TÉCNICA O INSPIRACIÓN EN EL ARTE:
    http://www.psicofxp.com/forums/filosofia.494/462209-tecnica-o-inspiracion-en-el-arte.html

  • Alejandro Yagüe says:

    Artículo de Roger Andreu con los siguientes contenidos:

    -1. Inspiración musical.
    -2. Inspiración y Composición.
    -3. ¿Es posible componer sin estar inspirado?
    -4. El juego de dados y Mozart.
    -5. En busca de una inspiración sistemática.

    Enlace en:
    http://www.tav.net/rivel-musica/inspiracionmusical.htm

    ——————————

  • Alejandro Yagüe says:

    vídeo divertido sobre la composición musical y la inspiración.
    http://www.youtube.com/watch?v=GiTCMdoVnGk

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.