Brikcius Ensemble en el III Festival de Música Sacra de la Catedral de Rouen, por Chema Montoya

“Dos jóvenes grupos de talento, Brikcius Ensemble de Madrid y Lübecker Knabenkantorei, que consagran a la música contemporánea una buena parte de su repertorio, serán los embajadores de la joven música sacra de sus respectivos países.” Así anuncia la organización del Festival Courant d’Art la presencia de nuestro Brikcius Ensemble en la edición 2011. Chema Montoya nos cuenta la experiencia. ¡Enhorabuena, amigos!

Brikcius Ensemble en el III Festival de Música Sacra de la Catedral de Rouen, por Chema Montoya

Esta Semana Santa, los miembros de Brikcius Ensemble hemos tenido el privilegio de disfrutar participando en el Tercer Festival de Música Sacra Contemporánea de la Catedral de Ruán, parte del festival artístico Courant d’art.

Creo que es interesante y también justo dedicar unas líneas a presentaros este evento, que con mucho esfuerzo desarrollan los coros Saint-Evode de la catedral de Ruán y que nosotros desconocíamos hasta que contactaron con nosotros a finales del año pasado para invitarnos.

El festival se organiza cada año en torno a un compositor contemporáneo, estando esta edición dedicada al estonio Urmas Sisask quien, aunque tenía prevista su asistencia, finalmente no pudo viajar.

Además de Brikcius Ensemble, estuvo invitado también el grupo Lübecker Knabenkantorei (Alemania), grupo formado únicamente por varones, niños y jóvenes en su mayoría, a cuyo concierto lamentablemente no pudimos asistir. Cada agrupación ofreció un concierto en solitario, compartiendo el sábado 16 una actuación con los coros Saint-Evode para interpretar 15 números del Gloria Patri del compositor estonio y una obra de estreno. Asimismo, todos los coros participaron en la celebración de la misa del domingo de ramos.

En el marco del festival, se presentó el estreno al que aducía, que fue la obra Sancte Deus del joven compositor inglés Alexander Campkin, premiada en la 7ª edición de MUSICA SACRA, reconocido certamen de composición, celebrado cada año en una villa europea.

En la catedral de la ciudad, conocida mundialmente, y plasmada de una forma casi mística por Claude Monet, descubrimos un escenario con una gran acústica. Las dimensiones del lugar nos inquietaban un poco de cara a una actuación de un grupo reducido como el nuestro y a que todo el público pudiera escuchar adecuadamente, pero la realidad nos tranquilizó, y el concierto se recibió perfectamente con la colaboración de un micrófono de ambiente que, a la postre, a lo mejor ni siquiera habría hecho falta.

Dados los requerimientos del festival, presentamos un programa con música sacra y casi exclusivamente contemporánea con obras de Busto, Andreo, Poulenc, Milhaud, Miskinis, Lauridsen, Alcaraz, Dumas, Rheinberger, Kedrov y Sisask. La actuación tuvo momentos realmente bonitos y lo pasamos en grande, satisfechos con el trabajo realizado.

Los coros de la catedral se encuentran a cargo del maestro Loïc Barrois. Gran músico, con quien pudimos disfrutar del Gloria Patri de Sisask. Una dirección muy intensa y a la vez conocedora de la obra. ¡Bravo! Asimismo, nos atendieron maravillosamente Monika Dabrowska-Beuzelin, fantástica organista en la catedral, Sophie Lelanchon, presidenta de la asociación y gran entusiasta, y Martial Beuzelin, quien -además de deleitarnos con una fantástica voz- en todo momento ha sido nuestro ángel de la guarda con cualquier cuestión, tanto en Rouen, como en los preparativos. ¡Gracias a todos vosotros y a todos los miembros del equipo!

Por nuestra parte, tal vez echamos en falta un poco más de tiempo para poder disfrutar con un poco más de tranquilidad de la ciudad, de su gente, del entorno, ¡y de sus deliciosos crêpes! pero… No siempre se puede hacer todo, ¿no? ¡La próxima vez será!

Os animamos pues, a seguir las próximas ediciones de este joven festival, que seguro que nos ofrecerá muchos buenos momentos en el futuro.

Chema Montoya, BRIKCIUS ENSEMBLE