Inicio » Crítica, Eventos

Crisis coral española, por Víctor Gallego

Publicado por el 01 May 2013 4 Comentarios

Este pasado fin de semana del 27 y 28 de Abril, se ha celebrado el “I Canto Abierto Ataúlfo Argenta” en Castro Urdiales (Cantabria), como parte del ciclo de actos conmemorativos del centenario del nacimiento del director de Orquesta.

El taller, celebrado en el edificio cultural “La Residencia”, ha estado compuesto por un total de 27 integrantes, bajo la dirección del maestro Javier Busto Sagrado. Durante el día del sábado y un par de horas de la mañana del domingo, hemos tenido la suerte de preparar con Javi una serie de 4 obras para coro mixto, las cuales eran las siguientes:

-Tres nanas cántabras (armonizadas por Javier Busto)

1.-El mi niño tiene sueño, de Roiz (c. 353)
2.-Duérmete, que viene preguntando, de Cabuérniga (c. 349)
3.-El mi niño se ha dormido, de Trasmiera (c. 352)

-Itsasoa laño dago (Herrikoia, arr. Javier Busto)

-Mutil txaleko-gorri (Junkal Guerrero)

-Ubi caritas (Ola Gjeilo)

Como siempre, compartir un taller (bien sea de canto o dirección) con Javi, es toda una aventura, pues nunca sabes por dónde te va a salir. Tanto es así, que hemos tenido unos momentos de risa muy especiales, en los que Javi “interpretaba” distintas facetas que algunos cantores de coro suelen adquirir, y que debemos evitar, tales como ocultarnos tras las partituras o poner caras raras cuando en medio de un concierto notamos que algo sale mal.

Podría contar muchas anécdotas interesantísimas de este taller, pero el motivo de este escrito es precisamente para lanzar una LLAMADA DE SOCORRO a los directores y cantores de coro de nuestro país.

¿Cómo es posible que en un taller de canto tan sólo se inscriban 27 personas? Y, ¿cómo es posible que en un concierto nos encontremos la sala o la Iglesia casi vacía?

Estas preguntas que hago no van referidas a este taller en concreto, sino a todos los talleres y conciertos que se están organizando en España en los últimos años.

En España tenemos el problema de que nos gusta mucho cantar dentro de un coro, pero, ¿ir a un concierto? Y, ¿encima de otro coro? Venga hombre… Pues sí, considero que es muy importante que todos y cada uno de nosotros participemos en tantos cursos como sea posible, y que asistamos a todos los conciertos que nos caigan más o menos cerca, pues además de contribuir a nuestra propia formación, estamos colaborando a que la música coral siga viva y evolucione en España. De lo contrario, cada coro se verá estancado en una serie de dos o tres conciertos anuales a los que sólo asistan familiares y la gente que pasaba por allí.

Puede parecer una tontería, pero estamos pasando por una fase crítica que tenemos que solventar. Yo mismo llevo realizando cursos de canto y dirección por toda España durante estos últimos 5 años, y puedo afirmar con total certeza que la participación de la gente en dichos talleres o seminarios, se ha visto menguada en más de un 50%.

Otra de las cosas que he podido comprobar estos últimos años, es que cuando un coro ofrece un concierto “fuera de su zona”, aunque sea gratuito, apenas asiste público para verlo, aun habiendo en dicho pueblo un elevado número de coros.

El problema es el mismo que planteaba al principio, que nos gusta mucho cantar, pero poco escuchar.

Desde pequeño he pensado que la música está concebida para ser compartida, y al igual que yo, lo han pensado miles de personas siglo tras siglo. Llegados a este punto, la música coral española corre el riesgo de llegar a ser una completa desconocida para nosotros mismos.

¿Cómo puede ser que en España tengamos grandes coros que son más conocidos en Europa que en nuestro propio país?

Sólo puedo decir que tenemos que aprovechar todas las oportunidades que tengamos, pues sólo así podremos hacer que la música coral que tanto amamos perdure y evolucione. Sólo así llegará el día en que demos un concierto a cientos de kilómetros de nuestra casa y la sala esté llena de espectadores. Sólo así conseguiremos crecer como músicos que somos, e incluso como personas.

Estas tan sólo son las reflexiones de un “chaval” de 26 años, o “friki de los coros”, como me llaman mis amigos.

Víctor Gallego Baviano


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , , , , , ,

Posts relacionados:

4 Comentarios »

  • Eva says:

    Hola, Víctor:

    No sé si yo soy otra “friki” de los coros o simplemente adoro la música, y especialmente a música vocal. Lo que te puedo decir es que en parte estoy de acuerdo contigo, y digo en parte porque creo que tanto en cursos como conciertos en los que el coro tiene un especial protagonismo, hay muy poca difusión. En mi caso, son demasiadas las veces que me entero tarde de conciertos, cursos, encuentros corales, etc., y te aseguro que paso mucho tiempo buscando información de todas estas actividades.

    Sin duda, creo que el principal problema es ese, la falta de información y difusión.

  • Pablo Siana says:

    Querido Víctor: el mundo coral tiene subidas y bajadas, en parte como la propia vida y en general como el de la llamada música clásica, donde las envidias y comparaciones nunga gustan. Simplemente saber que la desazón también tiene épocas y los frikis cincuentañeros también pasamos a menudo por ello. Lo de conocer fuera música y músicos nuestros es un mal endémico que viene de una “mala educación” que cuando parecía enfocarse, como la lechera volvió a tirarse. Menos mal que nos queda la música…

  • Landaren says:

    Hemos compartido Canto Abierto y hemos disfrutado juntos. Nuestra conversación durante el ágape fué muy instructiva a pesar de tu edad, y precisamente por eso (yo tengo 60 años), me extraña que coincidamos punto por punto en lo que apuntas. Tengo demasiados casos en mi derredor que lo corroboran.NO GUSTA OIR A LOS DEMÁS COROS.Aburre, por muy buenos que sean y por muy interesante sea el repertorio. Cómo puede ser que en CASTRO-URDIALES haya ocho o nueve coros de una media de 30 componentes y sólo hubiese una decena de castreños? Y en el Concierto? También estoy de acuerdo en que, en ocasiones, no existe la debida difusión, pero en este caso, el Concierto estaba enclavado dentro de los Actos DEL CENTENARIO DE ATAULFO ARGENTA y perfectamente difundido por el Ayuntamiento en forma de libreto y trípticos.
    Vamos a pensar que era mala hora y hacía “un día de perros”. El que no se consuela es porque no quiere.
    Un abrazo a todos mis compañeros con los que compartí el esfuerzo y el buen royo entre participantes y el “cachondo” de Javi Busto (Maestro, permíteme la licencia).

  • Ibon Alustiza says:

    Hola Victor!
    Estoy de acuerdo contigo acerca de la crisis, yo conozco un poco mi entorno Guipuzcoa y aqui no comparto como causa la falta de información .Hoy en dia tanto los cursos como los conciertos se publican tanto en internet como en prensa, la federación de coros de Guipuzcoa hace una gran labor de difusión.Por mi experiencia muy pocos coralistas ven conciertos de otros coros y participan en cursos la razón la desconozco.
    En mi entorno la asistencia a conciertos va relacionado con el prestigio de los festivales principalmente, otra percepción pasando la frontera aumenta exponencialmente la afición a la música coral.

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.