Desde el optimismo, por Coro Xenakis

El coro Xenakis inicia nueva etapa:

Como nuestros amigos más cercanos ya sabéis, hemos estado algún tiempo preparándonos para la marcha de nuestro querido Joaquín Cachón, fundador y director de este coro que ahora lleva nueve años en activo, siempre bajo su mano. Hace seis meses empezamos una búsqueda que se nos antojaba difícil, ya que necesitábamos a alguien con calidad musical pero que además fuese capaz de establecer la conexión y actitud adecuadas para mantener, compartir y alimentar aquello que nos caracteriza, o que nosotros creemos que nos caracteriza, y que a falta de otro término siempre hemos denominado espítitu Xenakis.

Ha sido un proceso duro, que ha integrado la tristeza de la despedida a un gran profesional y amigo,  la tensión derivada de querer hacer las cosas lo mejor posible y la voluntad de tener en cuenta la opinión de todos los miembros de un grupo grande y muy heterogéneo. Pero, por fin, podemos decir que prácticamente ayer ajustamos los últimos detalles de esta gestión.

El día cinco empezaremos los ensayos. En el mismo lugar, la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, en el mismo horario, viernes a las 19:00, pero habiendo llevado a cabo el cambio más grande que hemos vivido en los que para algunos son ya nueve años de historia. En octubre, se pone al frente de nosotros Javier Ibarz Gabardós.

Queremos que esta entrada sea entendida como tres cosas, todas ellas desde nuestro enorme agradecimiento: el más cariñoso abrazo para Joaquín Cachon, cuya labor y relación con nosotros no podría definirse en ningún comunicado y a quien enviamos todo nuestro apoyo en su nueva etapa; la más calurosa bienvenida para Javier Ibarz, con quien esperamos constituir en breve tan sólido equipo como pueda esperar de nosotros y nuestros mejores deseos a todos los directores que han querido dedicarnos parte de su tiempo y que, si bien no han podido hacerlo de forma prolongada, en cualquier caso, ya forman parte de nuestra historia. Muchísimas gracias a todos.