Inicio » De interés, En portada, Eventos

Hay que oír todas las campanas, por Dante Andreo

Publicado por el 10 April 2013 34 Comentarios

La polémica sobre el jurado en Ejea de los Caballeros. 

Como muchos de ustedes saben, soy un director y compositor coral nacido en Argentina. Toda mi vida ha estado dedicada al mundo coral. Hace más de 30 años que vivo en España. En todo este tiempo, traté de dar siempre lo mejor de mí y creo haber actuado con honestidad y profesionalidad en todos los ámbitos en los que he participado: dirección de conciertos, conferencias, clases magistrales, talleres corales, miembro de jurados, edición de obras, composición, asesoramiento artístico, etc.

Como parte de mis actividades profesionales, lo mismo que mis colegas directores y compositores, imparto talleres a las Corales que me invitan a trabajar un fin de semana con ellas. En el mes de marzo de este año, entre otros varios, tuve el gusto de realizar un Taller Coral con la Coral Angel Barja, de León, trabajo que estaba concertado desde hacía casi un año.

A raíz de esto, hace unos días, ha sucedido un hecho lamentable en el que me vi involucrado y como nunca antes me había visto envuelto en una situación tal, considero importante esclarecer este tema y dar mi punto de vista ya que considero que mi imagen  ha quedado injustamente dañada.

Por tercer año consecutivo, fui invitado a participar como Jurado en el XLIII Certamen Coral de Ejea de los Caballeros, durante los días 6 y 7 de abril pasados, invitación que acepté muy gustosamente una vez más ya que siento un gran aprecio por este importante Certamen al que me unen fuertes lazos profesionales  y en el que me he sentido muy bien acogido en años anteriores.

La polémica se planteó inesperadamente ya que la Coral Angel Barja competiría en el Certamen. La chispa inicial fue lanzada con toda intención a través de una carta anónima difundida por Internet en la cual se insinuaba que era poco ético que un miembro del jurado haya dado un Taller a una Coral que competiría en el certamen. En realidad, la denuncia se refería a un hecho similar que  ocurrió con otra integrante del Jurado: Nuria Fernández, que a su vez impartió un Taller a la Coral “Arte Vocal”, quien también competiría en el Certamen.

No es fácil, después de tantos años de dedicación exclusiva al mundo coral, afrontar una circunstancia en la cual, a través de una insidiosa misiva anónima, se pone en tela de juicio toda una trayectoria profesional impecable como la nuestra.

Si esto ya es grave, lo es más aun cuando el comité Organizador de un Certamen Coral tan importante como el de Ejea de los Caballeros decide suspendernos como jurado, en una actitud fuera de toda lógica elemental, y cayendo en la trampa de hacerse eco de esas malintencionadas palabras (por prudencia y para “evitar que caiga la más mínima sombra de sospecha sobre el Certamen” tal como fue la justificación que utilizaron…!)

Pero claro, con esta afirmación, sin ningún fundamento lógico y de una forma totalmente gratuita, hacían recaer la “sombra de sospecha” sobre nosotros.

En la carta que envía a los Coros participantes el Comité Organizador del XLIII Certamen Coral dice textualmente:

1º.- Queremos dejar claro y patente que confiamos en la honorabilidad de Nuria Fernández y Dante Andreo como profesionales del mundo de la música coral y como personas capacitadas para ejercer la función de miembro del jurado del Certamen Coral de Ejea, como ya lo han demostrado fehacientemente en ediciones anteriores. El hecho de haber procedido, a nuestra manera de ver, de forma incorrecta en los talleres donde se produjeron los hechos en cuestión  no es óbice para ratificar la imparcialidad y el  proceder ecuánime que les hubiera guiado como jurados de nuestro certamen coral. De eso estamos convencidos.

2º.- En todo caso, el sistema de evaluación y votación de los miembros del jurado asegura todavía más esa imparcialidad. Cada jurado vota individualmente, no existe deliberación ninguna entre ellos y todas las puntuaciones se computan a través del ordenador, donde el programa elimina automáticamente la mayor y la menor de las puntaciones realizándose la media entre el resto de las mismas. Así pues, es imposible que un miembro del jurado pueda favorecer tendenciosamente a un coro ni influir en el desarrollo de la votación. El propio sistema de voto lo impide.

O sea, que después de decir que aunque confía plenamente en nuestra capacidad profesional y en nuestra ética personal de la que hemos dado sobrada prueba, por las dudas nos destituye, para que no haya sospecha de que podamos favorecer a algún coro  con nuestra falta de imparcialidad… vaya tela! Es un poco insólita esta manera de confiar! Me parece que queda en evidencia la falta de criterio y lo insubstancial de este argumento absolutamente contradictorio e infantil. Y para remarcar la contradicción argumental en el segundo punto aun hace énfasis en una segunda afirmación aun más contradictoria que la primera. Parece esto serio?

Y lo de que hemos “procedido de manera incorrecta” quién lo afirma y con qué criterios se juzga de esta manera si no hay nada estipulado al respecto y es una práctica que los coros y los maestros hacen desde siempre y nunca nadie, como es lógico, ha puesto reparo a eso. Lo más curioso es que con esta actitud se está censurando y penando a los coros que quieren trabajar seriamente. Y ellos son libres naturalmente de escoger para este trabajo al profesional que crean más adecuado. Todo lo demás es un juicio de intenciones que está fuera de lugar. Ambos talleres fueron publicitados en diversos foros y no se trató de ocultar en ningún momento su celebración dado que solo somos conscientes de estar ejerciendo nuestra profesión. No es necesario mencionar, porque todos lo sabemos, que esta práctica es absolutamente habitual. Otros vínculos mucho más estrechos que la simple realización de un taller nos pueden unir con alguno de los coros que se presentan en el certamen, no pareciendo esto óbice para que pudiéramos estar en el jurado.

Pero el mal trato recibido por parte del Comité Organizador y que nos ha generado aun mayor malestar culmina en que en ningún momento hemos recibido una explicación oficial ni ningún documento escrito que acredite tal decisión tomada. La carta que la Organización mandó a todos los coros participantes notificando este hecho (cuyo párrafo cité anteriormente), NUNCA NOS HA LLEGADO. Nos hemos enterado de todo el proceso a través de las noticias de algunos colegas y amigos que nos iban informando. Algunos intentos realizados por mi parte a miembros de la organización a través de llamadas telefónicas y emails, se toparon con la misma actitud por una parte comprensiva ante mi estupefacción y evasiva a la vez al no querer asumir responsabilidades en esta situación ciertamente injusta y poco clara. (Vamos, que daba la impresión de que todos querían “lavarse las manos” y… oh casualidad! Estos trámites los realicé justamente el Viernes Santo y me acordé de un tal Pilatos…!)

No es el momento éste de contar con detalle algunos desafortunados comentarios que tuve que oir en estas comunicaciones.

Esta situación es especialmente dolorosa para mí ya que me consideraba respetado y aun querido en este Certamen en el cual, como he dicho, he participado durante  los últimos años como miembro del jurado y el año pasado como autor de la obra obligada.

En todo caso, quiero dejar constancia por un lado de mi enérgica protesta y mi indignación ante la ligereza con la que a veces vemos enjuiciado nuestro trabajo profesional por parte de algunas personas que, parapetadas en el anonimato, con total impunidad tratan de sembrar la sospecha y el descrédito a su alrededor. Y sobre todo a los que sin justificación ninguna y sin medir las consecuencias  hacen caso de ellos.

Y levantar una voz para que en el ambiente coral se conozca y debata esta situación para que no vuelva a ocurrir un hecho tan lamentable que, además tiene como triste corolario el silencio de muchos colegas, (seguramente motivados en algunos casos por ignorancia de la situación y en otros por clara cobardía). Silencio sólo roto por la opinión siempre autorizada y certera de Javi Busto, querido y admirado amigo.

Finalmente quiero expresar mi gratitud a la solidaridad de algunos queridos amigos y colegas que me han mostrado su apoyo y comprensión.

Y mis más sinceras felicitaciones a la Coral Angel Barja y a su director, Aitor Olivares, por el notable resultado de su participación en el Certamen donde obtuvieron un merecidísimo Tercer Premio. Ojalá que todos siguieran el ejemplo de estos buenos Coros que no solo se preocupan por presentarse y competir en importantes Certámenes sino y sobre todo por su formación como músicos y seres humanos.

Dante Andreo

Quiero expresar mi más profundo agradecimiento al maestro Dante Andreo por su apoyo y compañía en el difícil y lamentable camino que nos ha tocado recorrer juntos a lo largo de los acontecimientos reseñados más arriba. Es de agradecer encontrar en nuestro gremio compañeros de su talla profesional y humana. Por supuesto, suscribo todas y cada una de sus palabras. Gracias Dante. 

Nuria Fernández


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , , , , , ,

Posts relacionados:

34 Comentarios »

  • Paloma Mantilla says:

    Pensar que cuando un coro pide a un maestro celebrar un taller es con el fin único de trabajar un repertorio para presentar a un concurso con intención de influir en su voto, es, además de una obvia insinuación de “cohecho”, una triste forma de banalizar el interés del grupo por la formación e ignorar el esfuerzo y el trabajo realizado que es lo que hace crecer al coro –la mejor recompensa por presentarse a una competición-.
    Pretender que el formador que lo imparte va por ello a dejar de ser imparcial y caer en “prevaricación”, es salpicar injustamente al mundo coral del bochornoso espectáculo de corruptelas que nos ofrecen a diario la política y las instituciones públicas.
    Nuestros profesionales de la música coral, accesibles y cercanos, siempre han compartido generosamente su experiencia con todos nosotros. Con todos por igual. Nunca nos han negado una crítica constructiva, una respuesta sincera y objetiva. No nos han regateado jamás su tiempo y esfuerzo para formarnos, trabajando con nosotros en cursos y seminarios (nunca suficientemente bien pagados). Y gracias a su disponibilidad y entrega, hemos creado con ellos estrechos lazos basados en un profundo respeto, sincero agradecimiento y afecto cordial (de corazón).
    No debemos permitir que la confianza que tenemos en nuestros profesionales de la música coral se tambalee. Ninguno de ellos se lo merece.
    La organización del Certamen de Ejea nos ha hecho un flaco favor si, con su actuación, hace que cambiemos y que a partir de ahora filtremos los resultados de un concurso por los vínculos que los miembros del jurado puedan tener con los coros participantes, sea por colaboración profesional, amistad o vecindad. No caigamos en eso.
    Respetemos a nuestros maestros: les debemos muchísimo.
    Muchas gracias amigos, estamos con vosotros.

  • Trevi says:

    Queridos Dante y Nuria,

    Ya sabréis mi opinión al respecto si la habéis leído en mi página (me consta que sí), pero quiero insistir y subscribir todas vuestras palabras junto a las de Paloma. Aún no he hablado con nadie que me haya defendido la actuación de la organización en el asunto y es que no tienen defensa posible.

    Tenéis todo mi apoyo y consideración, y aunque en primer término los perjudicados habéis sido vosotros, después de todo lo pasado sólo hay una mancha y ha quedado impresa en la otra parte, os lo puedo asegurar. Este capítulo habrá sido una muy mala experiencia para vosotros, pero no queda ninguna duda en vuestra laureada e impecable andadura profesional, estáis muy por encima de toda esta sinrazón.

    Si no ha habido muchos pronunciamientos públicos de vuestros colegas, será por muy distintos motivos, pero ninguno de éstos será la falta de confianza en vuestro quehacer; a estas alturas de la película… Hace falta coraje… El caso de Javi, ya sabes, él también está MUY por encima de todas estas memeces y se puede permitir y de hecho se permite siempre decir todo tal cual lo piensa sin rendir más cuentas que las de su propia conciencia, normal que le faltase tiempo para mostrar su desacuerdo.

    Yo sólo soy un mero cantor aficionado, uno de tantos, pero si mis palabras os pueden servir de algo, tened claro que si algo ha conseguido esta amarga experiencia a la postre, ha sido subrayar lo grandes que sois en lo profesional y en lo humano, si alguien no lo tenía claro, aquí hay un considerable ramillete de razones más para confirmarlo.

    Un fuerte abrazo y que éste capítulo no os estigmatice en vuestro fuero interno, porque públicamente, en el externo, si os ha llegado a afectar en algo como decía, ha sido para reforzaros. Se os quiere y admira,

    Trevi

  • Josu Elberdin says:

    Queridos Dante y Nuria,
    quiero adherir con estas líneas mi total apoyo a vosotros y a vuestra situación, y la desaprobación por la decisión tomada por el Certamen, que además crea un peligroso precedente. Cualquier persona a la que se le ocurra dudar de vuestra talla profesional o personal no puede estar más equivocada o confundida.

    La gran mayoría de los coros son conscientes de la gran suerte de poder contar con vosotros aquí cerca, y habéis demostrado en muchas ocasiones que vuestra calidad profesional como jurados está fuera de cualquier duda, por mínima que quiera ser.

    ¿Se va a poner en duda ahora el trabajo que demandan los coros que quieren aprender y superarse? ¿Acaso alguien puede pensar que por haber trabajado con un coro vas a ser más benevolente en un fallo como jurado? Hay que saber estar a la altura de las circunstancias y vosotros dos sois tan grandes músicos (y más aun grandes personas)que siempre habéis demostrado una conducta intachable.

    Lo siento y me apena mucho por un Certamen de tanto renombre como Ejea, y como he dicho antes, desearía que esto no estableciera un antecedente que el panorama coral no se merece.

    Os envío mis mejores deseos y mi apoyo incondicional.

    Un beso enorme,

    Josu Elberdin

  • Nacho Rodríguez says:

    Todo mi apoyo para Dante y Nuria. No tengo ni la menor sospecha sobre su actuación y profesionalidad. Y la práctica cada vez más habitual de los talleres con directores invitados, una estupenda manera de crecer, sería inviable si hubiera que esperar a saber quién va a ser jurado cuándo y en qué concurso, por si se produce una casualidad de éste tipo. Me consta que uno al menos de esos dos coros, cuando hace meses plantearon su taller, pensaban en acudir a otro concurso diferente, que finalmente desapareció y cambiaron su objetivo hacia Ejea. Con lo cual no podía haber ningún tipo de intención retorcida en ello. Ni me creo que Dante o Nuria lo hubieran consentido o interpretado de esa manera si hubiera sido el caso, que no lo fue.
    Nacho

  • Elena González Correcher says:

    No sé si puedo aportar algo más a lo ya dicho.
    Mi sorpresa de hace unos días cuando escuché los rumores de este desagradable incidente ha quedado hoy eclipsada al leer, con todo lujo de detalles, lo publicado en este medio.
    ¿Pero es que estamos locos? ¿Si un coro organiza un seminario con un maestro de prestigio es casi seguro que no se podrá presentar a ningún concurso ya? ¿Un compositor/director NO puede trabajar en lo que es, seguramente, una de sus formas de ganarse el sustento? ¿Y si lo hace no puede ser jurado de un concurso o certamen?
    Pese a todo, espero que esto sirva a otras organizaciones para darse cuenta de que hay cosas que están por encima de otras. En este caso, la solvencia y honorabilidad de dos personas como Dante Andreo y Nuria Fernández, cuyos trabajos nadie puede poner en duda, están por encima de todo lo demás.
    Entiendo que habréis pasado malos ratos en estos días, pero sirva la experiencia para lo comentado más arriba: confirmar el cariño y el apoyo que en el sector se os tiene a ambos, mis queridos amigos y maestros. Presumo con orgullo de vosotros y de haber tenido la inmensa suerte de haber trabajado con ambos.
    Un beso enorme.

  • Bernadet says:

    Acabo de leer atónita este post. Hace dos años participé en el certamen de Ejea con mi coro, XOLO Voces Blancas, y quedamos ganadoras. Dante y Nuria estuvieron en el jurado, junto con otras cinco personas absolutamente reputadas en el mundo coral. Las calificaciones fueron muy claras, pero algunas personas, que ni siquiera nos habían escuchado actuar, descalificaron nuestro trabajo y cuestionaron la decisión del jurado en este mismo foro. De hecho, creo que sigue siendo uno de los hilos más polémicos de Coralea. No quisimos entrar en el debate, porque, entre otras cosas, cada uno es libre de pensar como quiera y de expresarlo si así lo desea. También sabíamos que los concursos son así, y unas veces la decisión del jurado puede gustar más que otras. Pero es cierto que este tipo de comentarios que desprestigian el trabajo de un coro (o en este caso de dos profesionales como la copa de un pino como son Nuria y Dante) duelen, y más aún si, en lugar de ser críticas constructivas y educadas, están hechos con intención de hacer daño y desde la relativa impunidad que las tecnologías y el anonimato proporcionan. Mi más sincero apoyo para ambos, Nuria y Dante. Un abrazo enorme.

  • Expreso todo mi apoyo para Nuria y Dante. Si se quieren introducir ciertas incompatibilidades en un concurso, para eso está la exhaustiva redacción de las bases. Pero me resulta inexplicable cómo una organización seria de un certamen con tantos años de historia puede dejarse acobardar por un escrito anónimo y ponerlo por encima de la trayectoria y el prestigio de dos GRANDES de “lo coral” como son Dante y Nuria. En esto ellos han sido los grandes dañados, pero toda la familia coral nos vemos manchada por un episodio de lo más sórdido. Un abrazo.

  • Chema Morate says:

    Para el mundo coral en general:
    Siento tener que variar la opinión que tenía sobre el Certamen de Ejea, porque su propio mantenimiento y mejora en su gestión administrativa y musical en el tiempo, me hacía situarlo entre los 3 mejores del Estado. Pero el petardazo dado este año con la sustitución de 2 miembros del Jurado previsto, rebaja sensiblemente esa calificación, al haber cometido, en mi opinión, dos fallos imperdonables en toda organización a la que se presume seriedad.
    1º.- Nadie y nunca debe prestar atención, y menos credibilidad, a un anónimo vertido en cualquier medio. Si se generó sospecha, debió, al menos, consultar con los presuntos y averiguar si esos talleres acusados se habían contratado con posterioridad a la convocatoria pública del Concurso con los participantes ya elegidos,o si se habían dedicado a preparar en concreto el repertorio a interpretar en el mismo, en cuyo caso, se podía tomar una decisión al respecto de mutuo acuerdo. No hacerlo así, indica su propia inseguridad en sus criterios de organización y su desprecio a la entidad de la trayectoria profesional de ambos músicos.
    2º.- Pretender que hoy, afortunadamente, cualquier experto acreditado en música coral nacional e incluso internacional, no haya realizado alguna actividad docente con los Coros que tienen interés en mejorar artísticamente (los que interesan a los buenos Concursos), es absurdo; y precisamente de entre esos expertos, es de donde deben escogerse los Jurados; Ejea ha inhabilitado a 2 de éllos, como si desconociese que éso pasa, y repito: afortunadamente, desde hace ya varios años. Error por tanto sin justificación ninguna.
    En lo personal, ánimo y a olvidar para Dante y Nuria, ambos antiguos conocidos; uno como Prof. invitado en el Curso de Medina del Campo y por su grupo Neocantes, y otra como alumna del mismo y admirada Directora posterior.

  • Manuel Guisado says:

    Soy Manuel Guisado, director del coro Arte Vocal, coro que participó en el Certamen Coral de Ejea de los Caballeros el pasado fin de semana.
    Aprovecho mi escrito, por un lado, para solidarizarme con la persona y los argumentos del señor Dante Andreo y, por otro, para recoger nuestra experiencia agridulce en el citado certamen. Lo dulce, por el gran concurso que hizo Arte Vocal y lo agrio, por ser lamentablemente protagonista del lado más oscuro y retorcido que ha tenido este concurso y que se enlaza con lo padecido por Dante Andreo. Dicho esto, paso a relatar los acontecimientos de la manera más objetiva y serena posible.

    Arte Vocal es un coro que no suele prodigarse en concursos y lo hace muy esporádicamente. Antes de Ejea, su participación se reduce a dos o tres concursos más desde que se creó el coro hace trece años. Concretamente en 2009 tuvimos la suerte de ganar el Gran Premio Nacional en San Vicente de la Barquera. La participación en un concurso siempre la hemos entendido como una oportunidad para mejorar y crecer como coro. Y estos eran los fundamentos que nos movían a participar en Ejea 2013.

    El proyecto se gestó en septiembre de 2012 con el objetivo en un principio de participar en el concurso de Berrioplano que se suele celebrar a mediados de marzo pero, con motivo de la “crisis” se suspendió dicho certamen y decidimos aprovechar el trabajo realizado y cambiar nuestro objetivo y enfocarlo hacia el certamen más cercano que había que era Ejea de los Caballeros. Así, el coro empezó a trabajar con tensón como suele hacer siempre cuidando de una manera extrema lo que supone participar en un concurso: programación, repertorio, intensos ensayos, conciertos de preparación, vestuario…
    Dentro del apartado de formación, todos los años realizamos nuestro Taller de “Artesanía vocal” invitando a trabajar con nosotros a un director de prestigio durante un fin de semana. Por el mismo han pasado directores de la talla de Julio Domínguez, Javier Busto, Marco Antonio García de Paz, Isabel Mantecón, Josu Elberdin, Estéban Urzelai, Basilio Astulez, Albert Alcaraz, Amaya Añua, Alonso Gómez… Siempre con el objetivo de superación que he citado. Para este año concertamos el taller con la directora Nuria Fernández. Aunque no tenga transcendencia, aclaro que el coro no supo en ningún momento la participación de Nuria como miembro del jurado en Ejea cuando se la contrató.

    Debo hacer un paréntesis para decir que el taller con Nuria, a pesar de que se redujo a un solo día de trabajo, fue de lo más productivo, ya que trabajó de una manera extraordinaria con el coro y tuvimos la suerte de aprender de una directora con una gran formación coral y descubrir a una gran persona.

    Diez días antes del concurso recibimos por comunicación oficial del certamen la triste noticia de que a Nuria Fernández la habían destituido como miembro del jurado de Ejea de los Caballeros. Al parecer dicha decisión fue como consecuencia de que la organización había recibido un correo anónimo denunciando el hecho de que ella había trabajado con nosotros.

    A partir de aquí empieza la segunda parte que quizá ustedes desconozcan y voy a intentar ser lo más objetivo y escueto posible a la hora de exponerlo.

    Llegó el gran día. De los trece coros participantes se nos asigna cantar en primera posición. Voy a intentar no abundar sobre la buena actuación de Arte Vocal y remitirles a los videos que en unos días se colgarán en Youtube. Tuve la oportunidad de escuchar a los trece coros (juveniles y adultos) que nos dimos cita en ese fin de semana (creo que fui el único director). Nivelazo en categoría juvenil. Actuamos en la modalidad de coro adulto y sin rubor, me atrevo a decir que Arte vocal hizo una de las mejores actuaciones que allí se dieron.
    El domingo por la noche se publicó el fallo del jurado. Bueno, Arte Vocal no estuvo entre los tres coros premiados. Qué se le va hacer, así son los concursos: “unas veces se gana y otras no” . Regresamos con los 700 km por delante cansados pero con la satisfacción del trabajo bien hecho; el coro seguía cantando y riendo en el autobús; qué buena gente!
    Hasta aquí todo bien digerido y tranquilos, sobre todo de conciencia.
    Todo se empieza a nublar cuando al día siguiente recibimos las puntuaciones:

    Arte Vocal en última posición a 20 puntos del primero.

    Creo que Arquímedes dijo en su ley de la palanca: “Dame un punto de apoyo y moveré el mundo”. En una nueva era y con las nuevas tecnologías podríamos sustituir lo de “punto de apoyo” por “correo anónimo”.

    Reciban un saludo cordial, no sin antes dar la enhorabuena a los coros ganadores y un fuerte abrazo para Nuria Fernández.

    Manuel Guisado Rodrigo
    Director del coro Arte Vocal

    PD. Me gustaría saber si es habitual que los coros participantes puedan recibir las puntuaciones desglosadas ya que, tras solicitarlas, desde la organización del Certamen de Ejea de los Caballeros se nos ha negado, aludiendo a que a lo sumo nos pueden mandar un “informe donde se recojan fallos y propuestas de mejora”

  • La verdad es que está todo dicho, y muy bien dicho en este artículo y sus comentarios. Una doble pena, por los dos grandes profesionales, que no tienen que justificar nada pues su trayectoria es muy relevante para el panorama coral de ámbito mundial y por otro lado el certamen de Ejea con tantos años y que con tanto esfuerzo (hay que reconocerlo todo) que lleva a su espalda. Me queda la esperanza de la cordura, de una carta de disculpas sinceras de la organización para reconducir la situación, y que el año próximo estén Nuria y Dante en el jurado, contentos. No es un sueño, sería simplemente justo.

  • Mamen Sanchez says:

    Queridos todos, estoy de acuerdo con que se den cursos a los coros, faltaría más! Yo soy cantora en varios d eloss y la inestimable ayuda de profesionales como vosotros no sólo es útil, sino necesaria para el crecimiento coral. En lo que no estoy de acuerdo es que precisamente esos cursos tengan lugar unas pocas semanas antes de un certamen y con las obras a presentar en este. Desde luego no sé si ha sido este el caso, por lo que no me pronuncio más. La profesionalidad está, pero como dice el dicho, no sólo hay que ser bueno, sino parecerlo.
    Mi admiración hacia vosotros, saludos de esta coralista

  • Un abrazo fuerte para los dos ante esta infame injusticia.

  • Susana Martin Dudoignon says:

    Con lo que nos está costando fomentar, mejorar, profesionalizar el mundo coral en este país, ¿aún tenemos tiempo de meter politiqueos estúpidos de este calibre? Pero bueno, ¿es que no tenemos nada mejor que hacer?
    Dante y Nuria son dos profesionales como la copa de un pino y que impartan talleres corales no sólo es lo normal, sino también lo deseable. Que haya decenas de concursos corales en España, también sería deseable. Que los profesionales participen en unas actividades y en otras, también es normal y deseable. ¿O es que vamos a tener que llamar a profesionales del mundo coral de fuera de España, porque no nos fiamos de los nuestros propios? ¿Otra vez con el tópico de siempre? Por favor…
    Y si Peter Phillips (a quien conozco personalmente y respeto) hubiera sido invitado a ser jurado de algún concurso y hubiera participado en ese mismo un determinado coro del norte (cuyo nombre omito por respeto), ¿hubiéramos tenido h… digo…valor para decirle al Sr. Phillips que habíamos cambiado de opinión?

  • Ana de Felipe says:

    Queridos Dante y Nuria. Estoy perpleja con lo que he leído. Había escuchado algo pero, en serio, no me lo puedo creer. Todo mi apoyo y solidaridad con dos profesionales de tan contrastada trayectoria. Y pensar que el pasado año hicimos un taller con Nuria y luego fuimos seleccionadas para ir a Ejea ……menos mal que finalmente no fuimos.
    Besos y abrazos.

  • Iñaki Tolaretxipi says:

    Realmente impactado por todo lo que se cuenta. No encuentro palabras para expresar esta sinrazón. Espero y deseo que este episodio se aclare para que nada parecido vuelva a suceder. Aunque el daño esta hecho!

    bastante complicada es la vida como para que la compliquemos mas….

    animos millones a los dos, Nuria y Dante

    abrazos

  • Ya no queda más que decir. Mi apoyo a Dante y Nuria, asi como a todo el mundo coral aue los tiene en alta estima. Siento gran decepción por una organización del Certamen que con actitudes asi parece sospechosa de ignorancia.

  • Pedro Gutiérrez says:

    Para qué se están llevando las cosas a estos extremos?
    El Concurso de Ejea no ha desautorizado a nadie, simplemente ha tomado una decisión, muy respetable, por y para no enturbiar esta edición. No ha desautorizado a esos profesionales, simplemente ha preferido por cautela no contar con ellos este año para evitar suspicacias, pero en ningún momento se ha puesto sobre la mesa la imparcialidad de los mismos. Supongo que las instituciones, en este caso el extraordinario concurso Aragonés, están por encima de las personas, por lo que hay que respetar la decisión, y seguro que muy pronto se volverá a contar con estas dos personas.
    Por cierto Susana Martín…que pinta aquí Peter Phillips y ese magnífico coro del norte al que se alude, también tenemos que meternos con los coros que trabajan y persiguen la excelencia?
    Un poco de cordura que nadie ha sido tan perjudicado y cuidemos de nuestros coros, de nuestros directores y de nuestros concursos.

  • David del Cerro says:

    Los ojos me hacen chiribitas al leer la denuncia de Dante.
    Totalmente injusto. Es una pena que un Certamen con tanto recorrido y tanto prestigio como el de Ejea de los Caballeros haya tirado por la borda todos estos años de criterio y buen hacer.
    Un abrazo para Nuria y Dante.

    David del Cerro
    Director de los coros Mary Ward
    Ayudante Coro Escolar de Hortaleza

  • Susana Martin Dudoignon says:

    Pues al Sr. Pedro Gutiérrez le diré que mi mención a Peter Phillips es puramente anecdótica; todo ello no es más que un ejemplo para poner de manifiesto lo ridículo de la decisión de ese concurso Aragonés que dice ser ‘extraordinario’. Invitar a dos profesionales a ser parte del jurado y después cambiar de opinión, y no permitírselo, y encima basándolo en unos motivos injustificados y que ponen en tela de juicio su profesionalidad, es injusto, ofensivo, incoherente…
    Una ‘cautela’ injustificada, y si no que lo hubieran pensado desde un principio.
    Muy loable que los coros, sean los que sean, trabajen mucho y bien y persigan la excelencia. Por ejemplo a través de talleres. Como lo hizo el coro Arte Vocal con Nuria. Y resulta que por trabajar les han castigado a ambos?
    He contestado por alusiones, pero no lo voy a hacer más porque no quiero usar este foro para lo que no viene a cuento. Gracias, amigos coralistas.

  • Maravillas Corbalán says:

    Soy miembro en excedencia (a mi pesar) de VokalArs, dirigido por Nuria Fernández y profesora de Formación Coral en la Universidad Autónoma de Madrid. Entro en esta estupenda página frecuentemente para estar al día de la actividad coral española.

    Mi total apoyo a Nuria Fernández y Dante Andreo. Es lamentable que se produzcan estas reacciones a partir de un comunicado anónimo en Internet. También lo es que un comité organizador reaccione de una forma tan poco madura y elegante ante dicho comentario.

    Ánimo a los dos, son cosas que pasan … y se olvidan.

  • Celia García says:

    Claro ejemplo de la veracidad del refrán “Difama que algo queda”. Lo peor de todo es que una organización supuestamente seria, se haga eco de palabras anónimas y, por ende, cobardes.

    Mi opinión es que quien más ha perdido con esta pesadilla ha sido, precisamente, quien quería “salvarse de la quema”, es decir, el propio Certamen de Ejea. A mi modo de ver, su pofesionalidad ha quedado en entredicho. Esperemos que no tengamos que recordar en un plazo corto otro refrán: “Estas lluvias trajeron estos lodos”; el mundo coral y la música en general, no se lo merece.

    Por supuesto, dos profesionales así como todos los directores que se dedican casi de manera altruista (su gran trabajo recibe una prestación económica que no es acorde con su esfuerzo, ímpetu, ánimo, etc.) está fuera de toda duda y merecen el apoyo de todos nosotros.

  • Ricardo Marco says:

    No entiendo el malestar que parece ser ha provocado el Certamen de Ejea este año ni el alboroto que se pretende organizar como si de intrigas palaciegas se tratase.

    En primer lugar estamos hablando de un certamen que lleva 43 ediciones, toda una vida al servicio del mundo coral, y de una organización que cuenta y seguirá contando con los mejores desde la producción (lo avala la sabia experiencia de Azurza desde hace ya bastantes ediciones) hasta la elección del jurado, que se debe renovar cada cierto tiempo para mostrar transparencia y asegurar cambio generacional (entre otros grandes del panorama coral, han formado parte del jurado en el pasado Dante y Núria, que según ellos al parecer han sido ofendidos).

    A mi modo de ver nadie pone en tela de juicio la profesionalidad de Núria o de Dante; ni lo hace el Certamen ni los coralistas o afines al mundo coral. Indiscutible es la trayectoria, formación y experiencia de estos dos conocidos de nuestro panorama coral. El que esta información esté transcendiendo a las redes sociales parte del interés por los propios perjudicados en afirmar y reafirmar que se ha cometido un atropello, que muchos de nosotros ni conocíamos y que hemos sabido precisamente a través de esta página (¡felicidades como siempre Paloma por mantener esta gran herramienta!) y de Facebook.

    Es triste que pretendamos realizar un “Sálvame Deluxe” paralelo al Certamen. Creo que se está poniendo mucho dramatismo a una situación y reacción de lo más natural por parte de la Organización del concurso dadas las circunstancias y no hay que dejar que “la sangre llegue al río” cuando no ha lugar para ello.

    Tras unas pesquisas no muy profundas todos podréis averiguar que la reclamación que se hizo al Certamen tras conocer el nombre del jurado no fue anónima como se nos quiere hacer ver (más bien no ha sido revelada por motivos de confidencialidad respetables y lógicos). Esa reclamación, al parecer, debió ser redactada y firmada por uno de los coros participantes y es muy respetable. Tal reclamación se vio motivada, al parecer, por la realización de un taller por parte de uno de los coros participantes con uno de los miembros del jurado unas semanas antes al Certamen. Evidentemente, es comprensible que durante el taller se trabajaran las piezas que estos llevaban al concurso (lógico porque el taller lo organizas de cara a mejorar tu intervención en él).

    El realizar un taller con destacados miembros del mundo coral es enriquecedor y necesario para todos los coros, nadie lo pone en duda (habría que ser burro), pero que se trabaje con un miembro del jurado a pocas semanas de un certamen, perdonad Dante y Núria, y los dos coros afectados: eso es una torpeza. Torpeza e imprudencia por parte de los dos directores que invitaron a esos dos profesionales y craso error por parte de Núria y Dante al aceptar seguir adelante con la realización del taller sabiendo que habían sido convocados para fallar en un certamen donde estos coros participaban. ¿Es algo grave? Efectivamente, no. ¿Deberían haber cancelado el taller nada más saber la fatal casualidad? Es posible que eso hubiera evitado el mal trago posterior de Dante y Núria. No obstante ha sido un error, un descuido, seguramente sin mala fe por parte de ninguno de los implicados que ha acarreado más de un berrinche al final.

    Pero cuando a la Organización de un Certamen le llega una reclamación (no carta anónima) debe responder y atender la queja. No sé si había otras maneras posibles de solucionar el entuerto, pero el hecho de ponerse en contacto con los dos miembros del jurado y solicitarles que se abstengan de participar este año me parece adecuada. De esta manera permites a todos los coros, que con tanta ilusión se han presentado, participar, y por otro lado evitas que se pueda poner en entredicho el posible resultado de las votaciones.

    Un jurado debe ser justo, transparente y objetivo, pero, tal y como han dicho más arriba, sobre todo, parecerlo.

    Ya hace dos años el palmarés en la categoría de coros adultos se puso en entredicho y hubo bastantes críticas al fallo del jurado y muchas de las razones se expusieron también en este foro. No voy a decir que todos los allí presentes, entre ellos yo, nos quedamos perplejos con el resultado final por no exagerar (seguramente los hubo a favor). Evidentemente el mundo del arte es subjetivo por naturaleza y lo que al jurado le gustó parece ser que a la mayor parte del público que allí nos encontrábamos ese año, no. En cualquier caso, el fallo de un jurado es inapelable y se quedó simplemente en eso, en una anécdota.

    Lo que no se puede consentir es que el resultado del palmarés pueda llegarse a impugnar con razones de peso, y considero que la situación dada este año era una poderosa razón como para que un coro reclame una posible irregularidad previamente. Creo que la Organización resolvió que era muchísimo mejor dar una respuesta rápida y salomónica -no contar con los dos afectados-, aunque esto parece haber molestado muchísimo a Dante y Núria.

    Visto desde fuera no parece ser que se halla cometido una injusticia. Evidentemente, la experiencia desde dentro, para los implicados directos, no debe ser muy agradable, pero creo que no deberían darle más importancia.

    El hecho persé no les ha quitado honorabilidad ni profesionalidad a estos dos profesionales pero sí que estas dos cualidades han sido mantenidas por el Certamen con esa decisión, que es lo más importante.

    No quería acabar mi intervención sin antes dar la enhorabuena a todos los coros participantes, desde el primero hasta el último: mostrasteis un gran nivel y el público disfrutó de todas vuestras intervenciones. Este año el jurado lo tuvo muy difícil, pues prácticamente casi cualquiera de vosotros, en las dos categorías, podría haber resultado vencedor.

    Eso significa que los coros españoles están trabajando muy bien y es de enhorabuena.

    Dante y Núria: os animo a que sigáis compartiendo con todos nosotros vuestra valiosa experiencia y saber en las decenas de talleres y encuentros en los que participáis, que esto no os quite la ilusión por continuar ayudándonos a que nuestros coros sean mucho mejores. Olvidaros de todas estas cuestiones que poco tienen que ver con la música y que para nada han sido realizadas desde la mala fe.

    Todos los coros tienen mucho que aprender de las enseñanzas de Dante, Nuria, Juan Pablo, Antonio, Agustín, Juan Luis, Esteban, Enrique, Xavier… Efectivamente el mundo coral es muy pequeño y es normal que todos os conozcáis y trabajéis con todos los citados y otros tantos fabulosos expertos, pero ante una situación incómoda como la que se iba a dar este año creo que esa fue la única posible opción, tristemente.

    Un abrazo a todos y larga vida al Certamen Coral de Ejea de los Caballeros.

  • Javi Busto says:

    Mi comentario, muy escueto, sólo trataba de RECONDUCIR la situación pues no me gustaba nada y sabía que iba a traer problemas…
    Yo hubiera tomado otra decisión que, “anónimamente” me guardo para no crear malos rollos, aunque sí deje un poso de duda…
    Besos y abrazos a todos…RECORDAD LA MÁXIMA: SED FELICES POR ENCIMA DE TODO.

  • Víctor Galván says:

    Esto ha supuesto sin dudarlo un negro capítulo para el mundo coral, pero no es más que un pequeño capítulo de un gran libro en el que sin duda, seguirán estando y al mismo nivel, Dante y Nuria, junto a todos los que cada día trabajamos porque este mundo se haga más grande, quizá no para los demás sino dentro de nosotros mismos.

    Ánimo a todos y ¡A CANTAR! :)

  • Carlos says:

    Hola a todos; ajeno este año a los devenires de Certamen de Ejea y leyendo detenidamente todos los comentarios, me embarga una profunda tristeza, dimes y diretes, anónimos para unos que no lo son para otros.
    Todos estamos peleando por el mundo coral, algunos desde hace muchos años, con amarguras y sinsabores, con más o menos acierto, con alegrías y verdaderas decepciones, pero lo que nunca se debe, ni se puede gratuitamente es poner en tela de juicio el trabajo, de en este caso, de dos profesionales como la copa de un pino.
    Porque no dar cursos y poder ser miembro de un jurado?
    Algo chirria y no son los coros ni los jurados.
    Animo a los perjudicados Dante Y Nuria, quien os conoce sabe de vuestra honestidad y buen hacer

  • Anónimo says:

    Estoy muy impresionado con este post y sus mensajes. Nunca imaginé que personas a las que estimo mucho por su trabajo pensaran que lo ocurrido en Ejea fuera un deshonor para el panorama coral cuando la realidad es que se ha actuado como debería ocurrir en cualquier ámbito de nuestro día a día (oposiciones, política, concursos, pruebas). En el momento en que aceptamos que una persona pueda ser profesor de un candidato a un premio y a la vez miembro del jurado es cuando dejamos espacio para la duda y la imparcialidad, por mucho que el experto en cuestión nos jure y perjure que va a ser imparcial, y aunque fuera así.

    “Expertos” capaces de juzgar las cualidades de unos coros en un concurso tenemos muchos, es así y eso es bueno ya que cada día tenemos más excelencia en coros, directores, profesionales y profesores de coro, por lo que el dejar de contar en un concurso, de los varios que hay en España, con dos profesionales por incompatibilidad en un caso concreto, no pasa nada. Sus carreras seguirán intactas y podrán ser invitados en otros concursos o en ese en cuestión al año siguiente.

    A veces a uno le sorprende encontrarse las mismas caras entre los “jueces” de estos certámenes, cuando lo más sano sería cierta variedad y rotación.

    Si estuviéramos hablando de unas oposiciones nos avergonzaríamos al defender un hecho tan feo como el que se hubiera dado en este certamen, pero como al parecer el mundo de la cultura y el arte goza de “bula” en estas cuestiones y mi opinión (la de defender la objetividad pese a la profesionalidad de estas dos personas, a las que no tengo el gusto de conocer profundamente) es al parecer la equivocada, soy yo el que me oculto tras este cómodo anonimato, igual que al parecer lo ha hecho el coro que creía que estaba en su derecho de reclamar lo que podría ser una irregularidad.

    Dejemos de difamar a un concurso por rabietas personales o rencillas que no tienen que ver con la calidad. Parece ser por los comentarios generales en foros que este año el coros ganadores fueron excelentes, la calidad de todos los participantes extraordinaria, el jurado imparcial, la organización buena, ¿qué más queremos?

    Sine musica, nulla vita est

  • Sofía says:

    Me gustaría felicitar y mostrar mi total apoyo al certamen de Ejea de los Caballeros y a su organización. Han actuado correctamente y, le pese a quien le pese, han hecho un gran bien al mundo coral, algo que podremos comprobar con el tiempo. Ojalá todo el mundo tome nota.
    Un saludo.

  • Una amiga de Ejea says:

    Mi apoyo total al Certamen de Ejea de los Caballeros y el rechazo absoluto a prácticas que no ayudan a mostrar transparencia a un concurso, sea del tipo que sea. Dejad de atacar a una institución que lleva apostando, con mucho esfuerzo económico (es uno de los certámenes con más dinero en premios) al mundo coral. Pese a quien le pese, FELICIDADES por esos 43 años de trayectoria (y con más experiencia que algunos profesionales citados aquí). Ojalá otros certámenes y miembros de jurado tomen nota de lo ocurrido: sinceridad y honorabilidad por encima de prácticas reprochables, por muy buenas intenciones que haya en ellas. A pocas semanas del comienzo de un certamen se debe tener poca o nula relación con el jurado (no debería ser tan difícil), por respeto a las reglas de juego que deben existir en cualquier tipo de concurso.

  • Javi Busto says:

    Me asegura Julia Foruria, directora de GAUDEAMUS KORALA y lo confirma Enrique Azurza quien debiera hacer público el mensaje que ha enviado, entre otros, a Julia, que ella no difundió la noticia sobre el tema de Nuria y, de rebote, de Dante. Según refiere una tal JOSEFINA P.P. es la responsable, que considero anónima, pues podría ser Fernando F.F., por decir algo.
    Para los que comparan el jurado de un concurso de coros es similar al de “una oposición”, quiero decirles que hoy en día, todos nos relacionamos con todos y si un concurso del nivel de Ejea elige un jurado, sabe que pone a los mejores y también sabe que elimina la máxima y la mínima de las puntuaciones, lo que hace más complicado favorecer o desfavorecer a un coro.
    Espero que alguien de la cara pues al menos podrá hablar personalmente con Julia y tranquilizarla, pues está realmente rota.
    Javi Busto

  • dante andreo says:

    Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a todas las personas que haciéndose eco de mi artículo, han manifestado su opinión al respecto. Gracias a todos los amigos y colegas por brindarme su solidaridad y apoyo en esta incómoda situación y gracias por los innumerables testimonios llenos de sensatez y nobleza, que tanto a Nuria como a mí nos hicieron sentir arropados por el respeto y el cariño de mucha gente. Gracias a Coralea por brindarnos este estupendo espacio de opinión y lúcido debate.

    Vamos a seguir trabajando y luchando ahora más que nunca por un mundo coral donde las CAMPANAS SIGAN SONANDO.

  • Marga Baeza says:

    Dante y Nuria, teneis todo mi apoyo. Sois uns magníficos profesionales y unas estupendas personas.
    Un cariñoso abrazo.

  • Claudine Herrero says:

    Ha transcurrido un mes desde la celebración del Certamen de Canto Coral de Ejea de los Caballeros.
    Desde la distancia y la serenidad he meditado sobre la frase que leí en algún comentario relativo a los componentes del jurado.
    Decía: “No parece prudente…”
    Pues bien:
    NO PARECE PRUDENTE, Que formen parte del jurado aquellas personas que hayan impartido talleres de canto a los coros participantes, independientemente que hayan tenido lugar una semana antes, dos o seis meses, es igual.
    NO PARECE PRUDENTE, Que el autor de la obra obligada forme parte del jurado.
    NO PARECE PRUDENTE, Que el autor de obras grabadas en un CD por alguno de los coros, vaya a juzgarles después.
    NO PARECE PRUDENTE, Que en ocasiones se elijan para formar parte de éstos jurados a personas que puedan estar muy preparadas en distintas parcelas de la música, pero que quizá no son expertos en canto coral.
    NO PARECE PRUDENTE, Que no se prescinda de aquellos que por razones de vecindad, lazos familiares, de amistad, docencia etc, pudieran decantarse en un determinado sentido.
    NO PARECE PRUDENTE, Que jóvenes que participan en la modalidad de Coro Juvenil lo hagan más tarde como adultos o viceversa.
    NO PARECE PRUDENTE, Que aquellos a quienes compete la tarea de elegir a los miembros del jurado, no se fíen ni de su propio trabajo y duden de la profesionalidad y buen criterio de las personas que han elegido, apartando a alguna de ellas, como consecuencia de una denuncia, sea ésta anónima o no, esto es lo de menos, puesto que nunca son desinteresadas.
    Éste hecho, señores, si genera desconcierto y desconfianza.
    En definitiva, que ni buscando con lupa, en las Antípodas conseguiríamos encontrar personas tan “asépticas” y libres de todos éstos condicionamientos u otros similares, que no levanten suspicacias.
    Me asalta una duda.
    Imagino que la denuncia en cuestión sería presentada por alguna agrupación coral o persona cercana a ella, como no parece nada altruista, me pregunto ¿qué pretendían?, o no estaban seguros de sus propias posibilidades o…lo hicieron por fastidiar.

    Claudine Herrero

  • Chicho says:

    No puedo creer que todavía haya personas que crean que el Certamen de Ejea de los Caballeros haya actuado correctamente… ¿clavándoles el puñal por la espalda a Dante y a Nuria después de todos estos años… y sin avisarlos oficialmente por escrito siquiera? ¿Qué forma de actuar es ésta?

    No sé como no se les cae la cara de vergüenza, qué poca profesionalidad ha demostrado el Comité Organizador y la Dirección del Certamen…

    Estoy totalmente de acuerdo con Javi Busto, por esa regla de tres no podría participar en ningún jurado cualquier persona que haya impartido cursillos, talleres, conferencias, o haya tenido contacto alguno con los coros participantes en los concursos. “TODOS NOS RELACIONAMOS CON TODOS” pues como dice el dicho el mundo es un pañuelo, y más aún dentro del mundo coral.

    Todo mi apoyo a Dante y a Nuria y un saludo a todos desde Asturias.

    Chicho.

  • Xabier Mugarza says:

    buenos días,
    soy un coralista de Oñatiko Ganbara Abesbatza, y quería hacer una pequeña aportación al debate suscitado en torno a la polémica aquí tratada, que a mi entender obvia la razón lógica que pudiera tener el concurso de Ejea para no contar con Dante Andreo y Nuria Fernández como miembros del jurado; si bien, si lo que a continuación voy a comentar es la razón de dicha decisión, no entiendo cómo algún responsable del certamen no lo hace notorio aquí.

    Yo quiero pensar que no se está poniendo en duda la imparcialidad y la honorabilidad de ambos directores; ahora bien, si un director, que va a ser miembro de un jurado en un concurso, imparte un taller a un coro que va a participar en ese concurso, en el cual se van a trabajar las obras a llevar a ese concurso, no se puede obviar la influencia que ello pueda tener en las puntuaciones de dicho director; y no por afinidad con el coro, o porque vaya a tratarles de una manera diferente, o vaya a ser parcial, si no porque ese coro ha preparado la interpretación de las obras de la manera que el director miembro de jurado entiende que ha de ser interpretada la obra, y por tanto dicho coro parte con algo de ventaja respecto al resto. Quiero pensar que esa es la razón de la decisión del certamen de Ejea.
    No voy a entrar a discutir si es suficiente razón o no para tomar la decisión de no contar con ellos como jurado, ya que aparte de la interpretación, hay otros muchos factores que influyen en la decisión final.
    Lo que sí me parece, al menos imprudente, es que Dante Andreo y Nuria Fernández hayan aceptado participar en dichos talleres preparando obras para Ejea sabiendo que van a ser jurado en Ejea, caso de que haya sido así, es decir caso de que cuando impartieron los talleres ya supieran que iban a ser miembros del jurado.
    Sin ninguna intención de echar más leña al fuego, solo quería precisamente quitar hierro al asunto.

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.