Inicio » Ad libitum, De interés

Helmuth Rilling en sus propias palabras

Publicado por el 25 April 2010 3 Comentarios

Helmuth Rilling viene a Madrid los días 29 y 30 de abril de 2010. Podemos estar con él en el Teatro Monumental donde dirige a  la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE en el oratorio Paulus op. 36 de Felix Mendelssohn Bartholdy

Nos admira la vertiginosa agenda del maestro que nos muestra como, a sus 77 años, mantiene intacta su vitalidad, su capacidad de trabajo y su vocación: compartir su amor por la música.
08.-10.04.2010 | Toronto (CA) | MIsa en Si b, J. S. Bach BWV 232
21.-25.04.2010 | Monza | Milano | Lecco (IT) | Mozart-KV 504, KV 488, ,KV 543
29./30.04.2010 | Madrid (ES) | Mendelssohn Paulus op. 36
19.-23.05.2010 | Konstanz | Singen | Lugano (CH) | Mozart  KV 504, KV 364, KV 550
17.-20.06.2010 | Milano | Mendelssohn Paulus op 36
25.06.–11.07.2010 | Eugene (OR/USA) | Oregon Bach Festival

Helmuth Rilling está indisolublemente unido a Johann Sebastian Bach, los que amamos al genial compositor alemán estamos en deuda con él. Es uno de los grandes pioneros de la música historicista y está volcado en la enseñanza y la difusión de la obra de Bach. Ha fundado diversas instituciones con este fin, además de dirigir y organizar festivales, conciertos didácticos, ciclos e interpretar magistralmente su música por todo el mundo.

-

Helmuth Rilling nació en Stuttgart, Alemania, en 1933. Después de años de estudio en Alemania e Italia, fundó Gächinger Kantorei en 1953 y Bach Collegium Stuttgart (la orquesta de Kantorei) en 1965. Con Royce Saltzman fue el cofundador del Oregon Bach Festival en 1970 y hoy en día sigue siendo el director artístico del festival. En 1981 creo la Internationale Bachakademie Stuttgart, una institución destinada a la formación. Rilling fue el primer alemán invitado a dirigir a la Filarmónica israelí en Israel después de la segunda Guerra Mundial y es director invitado de muchas de las principales orquestas del mundo. Ha grabado la obra completa de Johann Sebastian Bach con Hänssler Verlag, que la registró en 172 discos compactos para conmemorar el 250 aniversario de la muerte de Bach en el año 2000.

La entrevista que transcribimos la hizo Sally Messner durante el Oregon Bach Festival de julio de 2008.

-

-

Helmuth Rilling en sus propias palabras

SM: ¿Cómo nació su interés por Bach?

HR: Provengo de una familia muy musical. Mi padre era profesor y organista y mi madre, violinista. Desde niño escuchaba mucha música y mucho Bach. Más tarde fui a un internado, un lugar de arraigada tradición en la Iglesia Luterana, un seminario teológico evangélico en Stuttgart. Durante siglos la Iglesia ha educado a sus teólogos en internados de este tipo. Fueron originalmente concebidos para ser instituciones donde familias pobres pudieran enviar a sus hijos dotados para que recibieran una educación de alto nivel, y mucha de la vida intelectual de la parte sur de Alemania ha pasado por estas escuelas –poetas, escritores, teólogos, artistas, científicos… todos- Esta escuela tenía un sólido currículum luterano, por tanto estoy muy influido por la teología. Se podría considerar un paso intermedio entre internado y monasterio. Evidentemente Bach jugaba un papel importante allí, escuchábamos muchas cantatas.

SM: Entonces, y por un tiempo, fue un músico de Iglesia, ¿me equivoco?

HR: Primero estudié música en Stuttgart, mi instrumento principal era el órgano. Desde ahí marché a Roma, donde estudié con el organista de San Pedro, Fernando Germani durante dos años. Entonces obtuve un puesto en una iglesia en Stuttgart llamada Gedächniskirche (la Iglesia del Recuerdo). Esta iglesia fue destruida en la segunda guerra mundial y se había reconstruido con un órgano nuevo. Empezamos algo que se convirtió en modelo para mucha gente, lo llamamos Kantatengottesdienst (Servicio religioso de cantata), cada mes en un Servicio especial de un domingo representábamos una cantata de Bach. El ministro predicaba sobre el texto de la cantanta y nosotros la representábamos en fragmentos distintos a lo largo del Servicio, alternándolos con la música litúrgica y los himnos. Con la cooperación del ministro abrí estos Servicios para todos, de forma que todo el mundo podía acudir y cantar en el coro de la cantata del domingo, incluso gente que no sabía leer música. Fue un rotundo éxito. Al principio eran unas cien personas pero hubo ocasiones en las que vinieron más de cuatrocientas personas a cantar una cantata de Bach. Acudían desde padres con sus niños a ancianos de residencias que habían cantado en coros y que ya no tenían oportunidad de cantar. Esos Servicios de los domingos estaban llenos hasta el último de los asientos, porque la música era algo muy atractivo y muy importante para mucha gente. Hice aquello durante muchos años, unos treinta, y esa iglesia se ha convertido en un ejemplo para otras muchas. Hoy en día me atrevería a decir que hay cientos de iglesias en toda Alemanía haciendo algo similar.

SM: ¿Por qué es Bach tan fascinante para usted?

HR: Bach es un compositor muy importante, uno de los más importantes. Para responder por qué, empezaría diciendo que consolidó la música europea de los siglos precedentes y la moldeo, convirtiéndola en un lenguaje que enriqueció con nuevas ideas musicales. Por ejemplo, la fuga, la forma grandiosa en la que Bach compuso las fugas; la fuga se ha convertido en un una arquitectura prominente en la música por las fugas de Bach.

Otra razón por la que Bach es tan importante es porque siempre ha influenciado a compositores posteriores. Empezó con sus hijos, naturalmente, pero continuó con músicos como Mozart. El Réquiem de Mozart o la Misa en do menor no habrían sido posibles sin Bach. Mozart escribió en sus cartas que tuvo que conocer las fugas de Bach y aprender de ellas. Siguió con Beethoven, y está especialmente en Mendelssohn y a través de todo el siglo XIX, todos le admiraron. Y ahora, Krzysztof Penderecki, muy buen amigo mío, me cuenta que sin Bach no habría escrito su Pasión según San Lucas. Bach es un compositor que, como ningún otro, ha influido en otros compositores.

SM: Ha mencionado que en los Kantatengottesdienst cualquiera podía acudir y cantar Bach. ¿De qué manera los directores y particularmente los músicos de iglesia pueden hacer la música de Bach a los músicos amateurs?

HR: En ese coro, por supuesto había gente de mi propio coro, gente con experiencia que podía cantar la música, así el resto lo escuchaban una y otra vez y podían unirse a ellos. Yo también encontré importante explicar a la gente, especialmente a los que no eran músicos profesionales, lo que esa música significaba, el fondo, lo que Bach quería expresar, etc. Si se hace eso los músicos están mucho más interesados y quieren formar parte de la interpretación de la música. La música de Bach es la forma más profunda de enriquecer el significado de la palabra. Para la gente, no sólo escuchar una cantata, sino formar parte de los intérpretes es muy enriquecedor.

SM: ¿Cómo las diferentes voces solistas interpretan distintos papeles en las obras de Bach?

HR: En la tradición de la música religiosa europea desde el siglo XVI, el bajo era generalmente la voz de Jesucristo. Bach conservó esa tradición, por lo que la voz de Cristo en las pasiones y en muchas de las cantatas está en el registro de bajo. En las pasiones en el canto gregoriano, el evangelista era siempre la parte del tenor, otra tradición que Bach siguió.  La contralto era el papel del ser humano pidiendo piedad, observando la Gracia de Dios. La soprano normalmente es la idea del alma intentando ser la novia del novio Jesús. En la Cantata 140 hay un diálogo entre el alma (soprano) y Jesús (bajo).

SM: ¿Cuál considera que es más importante en Bach, su música coral o la instrumental?

HR: Bueno, su música instrumental es grandiosa, pero Bach fue siempre principalmente un músico de Iglesia. Exepto cinco años en Cöthen, estuvo siempre al servicio de la Iglesia, lo que indica claramente que Bach quiso trabajar como músico de Iglesia. Pudo haber ido desde Cöthen a la Ópera de Dresden y hacer una gran carrera allí, pero prefirió proseguir una profesión en la música de iglesia y la acabó en Leipzig. Su productividad en sus primeros años allí fue excepcional, escribió una cantata para cada domingo durante tres años. Componer una cantata para cada domingo supone tener un absoluto afán de hacerlo. De otra manera, habría sido mucho más fácil usar cantatas de otros compositores. Pero Bach deseaba componerlas y aún en su segundo año compuso cantatas corales, siguiendo la idea de que la coral es propiedad de la congregación, usando la coral como la base de la música de la iglesia.

SM: ¿Por qué piensa que Bach usó más corales en sus composición que sus contemporáneos?

HR: Telleman no fue un músico de iglesia de la misma manera que Bach lo fue a lo largo de toda su vida. Las corales fueron para Bach de la mayor importancia porque eran parte del Servicio religioso. Desde Bach y Lutero, un Servicio religioso no podía tener lugar sin corales. Esto es, cantando las corales, la congregación participaba en el servicio, no sólo sentados y escuchando, sino formando parte activa. Creo que eso es esencial en la idea luterana de la Fé y también para el concepto de Servicio. No es sólo el ministro predicando y diciendo al pueblo que deben hacer, sino la congregación contestando a eso. Y pienso que Bach sabía eso, ciertamente. Escribió muchas corales para órgano del tipo de las del Orgelbüchlein para momentos de Misa de Órgano. Las corales fueron muy importantes para él. Pienso también que Bach era consciente del hecho de que la coral le daba la oportunidad de conectar con la gente sencilla de la iglesia. No tenían formación pero podían entender las corales porque las cantaban cada domingo en la iglesia; y esa gente iba a la iglesia, todos ellos, cada domingo y también muchos días festivos. Y se sabían las corales de memoria. De forma que cuando aparecían las corales en las cantatas, la congregación se convertía en parte de ellas. ¡Qué maravilla! Esta música no es algo exótico o ajeno, sino algo que conocen, algo que pueden cantar. No las cantaban durante la representación, pero las conocían.

SM: ¿Cuál es su coral favorita?

HR: Puede que sea una de la Pasión según San Juan, “Ach Herr, lass dein lieb Engelein,” pero hay tantas buenas corales…

Coro Monteverdi. Sir John Eliot Gardiner.

SM: ¿Considera que en la actualidad los pastores deberían seguir acudiendo a Bach para ilustrar sus sermones y a sus congregaciones?

HR: Bach ha conservado la herencia de la Fé Cristiana en Europa durante siglos, puso esa Fé en su arte y en su música. Eso está claro en un nivel general, como reconocer que la Misa en Si b es una obra maravillosa, pero también está claro en ciertos detalles que puede ser muy personal para el que la escucha. Algunos de los pensamientos de Bach son muy contemporáneos y aplicables al contexto del siglo XXI. Parece que entendió ciertos problemas humanos básicos, y no sólo los entendió, sino que quiso ofrecer posibles soluciones. Por ejemplo en la Pasión según San Mateo. Bach compuso la maravillosa aria “Erbarme dich” que sigue a la negación de Pedro. Se puede pensar en esa negación como en decir “no” a alguien o algo en lo que en realidad sí se cree. Esta realidad es muy contemporánea, algo que nos puede pasar a cada uno de nosotros. Cuando uno está obsesionado con eso, a quién se acude? Bach dice “Erbarme dich” (Ten piedad de mí) y uno sabe que puede acudir al Señor. Entenderá por supuesto que esto es sólo un ejemplo. He encontrado esto cientos de veces en la música de Bach.

Amsterdam Baroque Orchestra and Soloists. Ton Koopman

También hay que mencionar que ¿no es increíble que Bach, en la historia de la Pasión según San Juan, apunte a la resurrección sin que sea dicho por el narrador?. La conexión entre las palabras “Jesu, der du warest tot” (Jesús tú que estabas muerto) con  “und neiget das Haupt und verscheid” (e inclinó la cabeza y murió) es un intencionado contraste. La cuestión de si se cree en la resurrección es algo muy personal, no se puede forzar a la gente a creer eso. Pero no es grandioso que tengamos un compositor para el que no hay duda sobre su Fé? Vamos desde “y entregó su espíritu” a “Jesús, tú has estado muerto”. Alentar la Fé en la gente puede ser una cosa maravillosa porque siempre contiene un mensaje de esperanza. Y con Bach tenemos a alguien que simplemente nos habla sobre esa Fé, que puede alcanzarnos en un nivel diferente al que logra un ministro garantizándonos esto mismo con sus palabras. La coral final de la Pasión según San Juan es también un ejemplo, y tal vez el más emocionante, donde apunta la resurrección. “Ach herr, lass dein lieb Englein” (Ah, Señor, deja a tu querido ángel) pide a los ángeles llevarse su cuerpo después de la muerte a descansar en paz hasta el día en que Cristo lo despierte. Esta coral es muy solicitada para cantar en funerales en Alemania. Una persona que muere, siempre quiere esta coral.

SM: ¿En qué punto de su carrera la formación –particularmente de gente joven- sobre la música de Bach se convirtió en un objetivo para usted?

HR: Dirigir es también enseñar. Desde el principio, un director debe decir al coro y a la orquesta cómo interpretar la música y debe decirles también por qué. Un buen director no debe reservar sus conocimientos para él, debe traspasarlos a su interpretación. Estuve enseñando cuando aún era muy joven en Berlín en la Escuela de música en Spandau. Después enseñé durante muchos años en la Hochschule für Musik und Darstellende Kunst Frankfurt am Main. Después fundé la Bachakademie en Stuttgart, y desde entonces he enseñado allí. El Oregon Bach Festival es el más importante de Estados Unidos. Hemos recibido a jóvenes directores aquí durante muchos años y procedentes de todos los lugares del mundo. La influencia en estos directores es muy fuerte y no olvidarán esta experiencia.

Helmuth Rilling ha sido galardonado con numerosos premios internacionales: junto a la Bachakademie Stugartt recibió el Premio Internacional de Música de la UNESCO en 1994, y el Theodor Heuss Prize Taten der Versöhnung (Actos de Reconciliación) en 1995. En 2003, fue nombrado miembro honorario de la American Academy of the Arts and Sciences, y en 2008 – con ocasión de su 75 cumpleaños- fue premiado con la Medalla de Oro Staufer, la más alta condecoración del estado de Baden-Württemberg.


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , , ,

Posts relacionados:

3 Comentarios »

  • margaridaserradossantos says:

    Como ex miembro del Coro Nacional de España y gran admiradora del gran maestro Rilling és para mi un gran orgullo haber cantado vários años bajo su batuta y ver que sigue siendo lo que siempre fué…el mejor.Gracias

  • Bladimir Aguilar says:

    Mi nombre es Bladimir Aguilar, integrante del coro de la complutense
    como ex-miembro de la Schola Cantorum de Caracas participe en el festival Bach de Oregon y cantamos la misa en si menor dirig por el Maestro Rilling y en varias ocasiones trabajamos con el en Caracas es todo un mestro fue un honor conocerlo¡¡¡¡¡

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.