Inicio » Composición, Coros, De interés

Javi Busto: «Mi música tuvo primero éxito en Japón y luego me empezaron a conocer aquí»

Publicado por el 18 March 2014 Sin Comentarios

Compartimos el artículo que Victoria M. Niño publica en elnortedecastilla.es

Javier Busto: «Mi música tuvo primero éxito en Japón y luego me empezaron a conocer aquí»

Vino a Valladolid a estudiar Medicina, se hizo médico y también director de coro y compositor, además de encontrar una novia que tocaba el piano y le sacó los colores con sus primeras partituras. Ahora Javier Busto (Fuenterrabía, 1949) se acaba de jubilar como médico de familia, lo que le permite «venir a Valladolid un martes» a impartir un taller de música coral y escuchar como alumnos y amigos cantan su música. La cita es hoy en el Teatro Zorrilla a las 20:15 h.

«Hace una década compuse a la coral Valparaíso una obra sobre un poema de Francisco Pino ‘Esta tierra’. En aquella ocasión me dieron más poemas para elegir y los guardé. Ahora les he escrito un tema sobre el poema de Jorge Guillén ‘Meseta’. El verso de Pino era muy cuadrado, de carácter muy rural, sencillo, bonito, y este Guillén es más complejo y la música también lo es».

Este compositor de música coral ha hecho el camino inverso a muchos creadores. Primero fue conocido en Japón y luego le empezaron a llover encargos en su país. Pero antes del Pacífico, transcurrieron en la ribera del Pisuerga «los años más intensos» de su vida.

«Estudiaba medicina y me uní al coro de estudiantes vascos Ederki. También cantaba en el Coro Universitario y en la Coral Vallisoletana, donde se hacía repertorio sinfónico-operístico. Ensayaba todos los días de 15.15 a 16.15 en el Universitario y tres días a la semana en la Coral. En Ederki nos quedamos sin director. Empecé a dirigir en 1971 y allí estuve hasta 1976».

La riña de Maruchi

Busto había sido adolescente con banda de rock y había compuesto canciones «para guitarra y voz. Todos hacíamos el hippy, escribíamos canciones con letras de Cristo, la paz, el no a la guerra –se llevaban entonces y ahora también– porque siempre tuve inquietud por escribir». Luego lo intentó con la música coral. «Pero no tenía formación, iba a mi bola. Escribía una canción y la llevaba al ensayo del Coro Universitario. Había gente que solfeaba, entre ellos mi mujer, Maruchi, y me decían lo malo que era. No sabía lo que hacía, tuve que ir aprendiendo, haciendo oficio poco a poco, y le fui pillando el tranquillo», dice Javier Busto quien atribuye a su «intuición, al gran repertorio que había cantado y escuchado» su ‘máster’ en composición.

«Sí, me formé en dirección coral porque necesitaba recursos. Empecé precisamente en Valladolid, cuando estaban de moda los de Lérida y les llevaron allí para dar unos cursos». Becado por la I Bienal del Sonido, estudió con Erwin List. En la composición sin embargo, «la base fue mi oído, las sensaciones rítmicas y el estudio a fondo de las partituras. Así fui conociendo el mundo de las voces, sus posibilidades, comencé a experimentar con acordes especiales, fui probando hasta que hacer algo que funcionaba». Empezó a componer música coral en 1977 y «lo primero que escribí con sentido común data de 1980». Ese año escribió un ‘Ave María’, que fue obra obligatoria en el concurso de Tolosa, y la publicó una editorial sueca. «Cayó en manos de un director japonés que trabajaba en Finlandia y volvía a su país. A raíz de aquello se puso en contacto conmigo y empezó ‘el boom Javi Busto’. Me comenzaron a encargar cosas, he tenido muchísimas peticiones de Japón. Así que me pasó al contrario de la norma, me conocieron primero fuera y luego aquí», cuenta.

De Japón, a los países nórdicos, a EE UU y «ahora mis partituras tienen una difusión enorme por la zona de Taiwán, Indonesia, Singapur, sobre todo por lo que está haciendo la editorial Pana Música, la única que distribuye en Japón».

No sabe la razón del éxito de su música coral, «te vas haciendo más conocido porque a la gente le gusta, aunque tampoco hago cosas complicadas. Tienen cierta dificultad, pero para un coro que trabaje con un poco de sentido común son cosas salvables que se pueden dominar con estudio. Ese es el objetivo».

Para editar su obra y distribuirla creó su propia editorial, Bustovega, con su mujer al frente de la maquetación. «En España tenemos mentalidad de fotocopia, es complicado vender partituras porque todo el mundo fotocopia. Personalmente no he dado importancia a los derechos de autor porque no lo he necesitado para vivir, pero sí he luchado por los profesionales. Hay compositores consagrados que conozco que no componen para coros por esto. ‘¿Para qué perder el tiempo si me lo fotocopian?’, dicen. Eso molesta a los creadores».

Dos temas en un ‘grammy’

Busto celebra el trabajo del que se ha despedido recientemente. «La medicina me ha dado libertad para elegir los encargos». Echó de menos al comienzo la formación, «si hubiera sabido armonía o tocar el piano bien, habría ahorrado trabajo. Pero también la falta de conocimientos académico me ha permitido hacer lo que he querido. Hay muchos profesionales que me reconocen que el canon les impide escribir cosas que yo he hecho. Me dicen ‘Javi analizo tu música, se nota que no sabes armonía pero funciona’».

Compone casi siempre a partir de un texto. «La inspiración no llega mientras vas paseando por la playa, la musa no funciona así. Tienes que estar trabajando y tengo tres o cuatro textos en la cabeza. Estoy sobre uno y me salen cosas que con él no van pero sí con otro. No podría hacer una música y luego adecuar una letra, como trabajaban los grandes compositores y los libretistas en paralelo». Reconoce que hay poetas que lee cantando, el caso de Neruda, «es tan carnal, tan vivo, tiene un ritmo interno fantástico. Sin embargo Lorca, que fue un gran músico, me ha costado años poder musicarlo».

El Busto cantor fundó coros como Eskifaia, con premios en España y Alemania, y el femenino Kanta Cantemus Korua, galardonado en Francia. Su labor como compositor ha sido reconocida con varios premios, el último por la Universidad del País Vasco y dos de sus trabajos están en el disco ‘Spotless Rose’, ganador de un Grammy en 2008. Vuelve a la ciudad de sus «amistades más profundas. Aquí (por Guipúzcoa) no tuve cuadrilla ni la echo de menos, los seis años de Valladolid fueron de una intensidad arrolladora. Nos dio tiempo a todo, creo que desde entonces he sabido repartir bien mi tiempo. Tengo muchos amigos allí».


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , , , , , , , ,

Posts relacionados:

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.