Inicio » Crítica, cursos, Eventos

Juan Pablo de Juan, por Anabel Ariño

Publicado por el 03 October 2012 Sin Comentarios

Arallada a rizenna gamadi ó a mattasiri sademuich miguidni a a uchema diguiri. No es ningún sortilegio, pero a los alrededor de 50 asistentes al curso de Juan Pablo de Juan, que se ha impartido en Pamplona los días 22 y 23 de septiembre nos mantiene, aún hoy, varios días después de este fin de semana, hipnotizados, pues si no , no se explica que permanezcan palabras y melodía en nuestra cabeza casi obsesivamente. Pertenece a su obra “Nawba Isbahan y Cantos de Boda“ , ba­sa­da en una me­lo­día árabe me­die­val a modo de can­ti­ga; una ora­ción de ben­di­ción a la que si­guen los dos “Can­tos del rito nup­cial” al novio y a la novia ins­pi­ra­dos en el fol­clo­re tra­di­cio­nal ri­fe­ño-be­re­be­re compuesta para el Coro mundial de Jóvenes.

Empiezo por esta obra por ser emblemática de este autor, aunque su curriculum no se limita, por supuesto a la composición. Con ella descubrimos , no sólo que somos capaces de memorizar un texto ( más o menos…), sino también de dotarle de una inaudita pronunciación “a la navarra” que Juan Pablo intentó moldear para admiración de los asistentes, sin, me temo, conseguirlo, a pesar de que intentábamos arrugar la nariz e imitar a voceadores en una calle de Tetuán. Pero, con acento navarro o bereber, se nos metió texto, melodía y ritmo en nuestro defensivo tuétano musical. Algún día, sólo algún día, quizás consigamos también interpretarla . Introduce percusión y frases del Iman en la ceremonia. El resultado es tremendamente atractivo , tanto para cantarlo como para escucharlo. He tenido en varias ocasiones la oportunidad de cantar esta obra para el público, y el éxito ha sido siempre rotundo.

El curso empezó el sábado tras las presentación preceptiva por parte del director de la Federaciónde Coros de Navarra, Carlos Gorricho Otermin, que nos auguró dos días de trabajo y disfrute, no sólo con un gran músico, sino con una mejor persona. ¿Qué importa que el domingo por la noche la casa esté patas arriba si vas a estar dos días sacándole chispas a semejante oportunidad ? Una oportunidad como asistir a estos cursos no hay que desperdiciarla a favor de aspiradoras y lavadoras. Y no defraudó.

¿Despertar vocal a las 10 de la mañana? No fue sólo un despertar vocal, sino también físico. No en vano, apuntaba Juan Pablo que el cuerpo está íntimamente ligado al canto. Para cantar, para interpretar, no sólo hay que utilizar aire y resonadores. Todo el cuerpo tiene que estar en disposición para ello, y para eso hay que prepararlo. Aunque, la verdad, no se si fue un “despertar vocal y físico” o un despertar a la realidad de que casi todos necesitamos espabilar los engranajes ( estoy segura de que más de un bajo envidió la ágil envergadura del director ). Creo que ha sido el calentamiento más largo que he hecho , y el que más corto me ha parecido. Si alguien tenía intención de llegar un poquito tarde para evitar deliberadamente el calentamiento ( que no es raro en los coros…), desde luego no sabía lo que hacía. Primera lección a los directores: el calentamiento o vocalización, o warming up o como prefiramos llamarlo, no tiene porqué ser necesariamente aburrido y pesado. Puede ser ágil, sorpresivo, ameno y completo y por tanto, eficaz. Es más, nos demostró en diferentes momentos del curso que cada “ ejercício “, tenía su fín y su sentido. Ha sido un curso dado “ con el cuerpo”.

Las obras abordadas han sido siete ( ¿pretencioso?, se demostró que no ). Aunque no las introdujo en este orden ( las fue cogiendo y dejando de forma estudiadamente aleatoria en función de muchos factores – lección número dos a los directores – ), pero yo lo haré de este modo.

“ A Hymn to the Virgin”, de Benjamin Britten. Nos dió unas pinceladas sobre el autor ( cómo si no se puede entender la obra de nadie ). Es una himno – casi un ruego – a la virgen con un coro 1 que canta un texto en inglés y un coro 2 mucho menos numeroso que “reza” en latín como si de un eco se tratara. Palabras como “ luz, flor, noche, rosa sin espinas, o reina del paraíso “ componen un texto de gran belleza quizás porque combina estas palabras “ mundanas “ con el texto el latín que convierte en un rezo la obra.

“ Lux aeterna” de Fernando Moruja. Y no necesita más texto porque dos palabras lo dicen todo. Es una canción para cerrar los ojos y dejar que la música te lleve hacia arriba ( si consigues soltar la partira, claro, que es un lastre considerable, me temo ) . Volar, sentir que te despegas lentamente del suelo ; no sentir calor ni frío, notarse ligero como el aire, sólo dejarte llevar hacia arriba. No se, algo así tiene que ser el paraíso…A veces me pregunto cómo es posible que una combinación de notas consiga semejante efecto. Os recomiendo que la escuchéis a solas. Escoged una buena versión y disfrutadla como si no existiese nada más fuera de nosotros. Qué razón tenía Juan Pablo cuando decía que hay que cantar con todo el cuerpo. Aunque os aseguro que en esta obra el cuerpo deja de ser brazos y piernas; para sel sólo una sensación….

“Nunc dimittis”, de David Hamilton. El texto ( en inglés en esta composición de Hamilton ) trata de Siméon, un devoto judío a quién el Espíritu Santo le había prometido que no moriría hasta haber visto al Salvador. Cuandola Virgen María, y San José, llevaban al Niño Jesús al Templo de Jerusalén para realizar la ceremonia de consagración del primogénito, Simeón estaba allí, y tomó a Jesús en sus brazos recitando canto siguiente:

Ahora, Señor, puedes, según tu palabra,
dejar que tu siervo se vaya en paz;
porque han visto mis ojos tu salvación,
la que has preparado a la vista de todos los pueblos,
luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.

Comienza con un sentido e íntimo “Lord” encadenando las voces con el deseo de Simeón, que va progresando hacia el forte y el fortissimo a la vez que el texto cobra más intensidad, con las palabras “ light “ y “Glory “ para retornar a un piano exausto tras alcanzar la gloria en un “ así sea “, como si de una oración se tratará .

Alguien dijo que todas las obras elegidas para este curso tenían un tono místico. Pero, ¿acaso “ místico “ no significa el poder interior que todos tenemos dentro, que se encuentra dormido hasta que alguien viene a despertarlo? Nuestro poder interior, si estaba dormido, os aseguro que con Juan Pablo despertó con este Lux Aeterna y este Nunc Dimittis.

Pero vamos a bajar los pies al suelo que si chasquean los dedos nos vamos a dar un buen golpe. Hay que ponerse las pilas con “ La muerte del Angel”… de Astor Piazzolla adaptada para coro mixto por Néstor Zadoff.. Muy bonita, sí, pero no sabes si te toca decir “ pa”, “ damba- damba” o “laran laran”. Madre mía, qué lío. “ Quién fuera bajo para hacer sólo “ tun , tun, tun, tun “. A ver, que a nosotros estos ritmos de tango nos pillan muyyyyy lejos. Menos mal que, unos antes y otros después, nos podíamos regodear en una parte más lenta y expresiva con un inevitable movimiento lento de cuello de derecha a izquierda como un perrito de esos que ponían nuestros padres en la parte de atrás del coche, en una curva cerrada. Ah, y claro, que si tienes el tema tú que si lo tengo yo. Pues de eso nada, creo que pensaban algunas, yo tengo el tema de arriba abajo y las altos que griten más ,oye… ¡¡ Llega la melodía, alleluya!! Porras, repetición, otra vez al “pa, pa, pa” y al “da-ban-da”, y claro, espabila que ahora vas enseguida a “fin” y como vas con carrerilla se te pasa. Yo no se los demás, pero yo me lo pasé bomba en esta una vez que conseguí colocar cada letra en su sitio. Si nos hubiera oído un argentino no se yo qué hubiera dicho….pero mira, parecía inabordable y el maestro consiguió que hiciéramos algo decente.

“Soneto de la noche”, musicada por el inconfundible Morten Lauridsen y con texto de Pablo Neruda. Si alguien es capaz de escuchar “ cuando yo muera, quiero tus manos en mis ojos” y no sentir algo por dentro, es de hierro. Juan Pablo nos lo avanzó, y realmente el texto no puede dejar indiferente a nadie. Probablemente conseguiría que incluso el matrimonio de viejecitos del segundo banco pospusiese su inaplazable necesidad de ir a casa para que ella haga la cena ( cosa que pasa a menudo en medio de un concierto, qué le vamos a hacer…). De solfeo aparentemente sencillo me ha resultado la obra más complicada y hubiéramos necesitado un par de días más para empezar a darle forma. Tal es su contenido musical y la necesidad de un esfuerzo interpretativo importante para hacer justicia a un texto tan extraordinario. “ La magia y el poder de la palabra “, decía Juan Pablo de Juan. Esta obra es un buenísimo ejemplo.

“Alleluia”, de Romuald Twardowski: efectista, muy resultón, estupendo para tenerlo en repertorio una vez que has conseguido que tus corcheas no estén agarradas a tu lengua como corchetes a un corsé. Importante no cantarlo como si fuera un Requiem ( lo de sonreir no va con el coralista ) y derrochar en fuertes y pianos conscientes de provocar el aplauso final ( sobretodo si alguna mujer sube al si agudo , que eso, desgraciadamente ( por habitual ) , suele arrancar aplausos más enardecidos, hayas hecho lo que hayas hecho antes.

En resumen, un curso trabajado y disfrutado. Un lujo tener a Juan Pablo de Juan en Pamplona. Al compositor, al director y a la persona.La Federaciónde Coros de Navarra sigue apostando por que la música coral sea algo vivo y en formación continua. Cada vez, cierto es, tiene un poquito más difícil elegir al próximo compositor que asista al próximo curso, porque nos está acostumbrando a tener oportunidad de “ convivir “ durante un fin de semana con lo mejor del panorama musical actual y nos estamos convirtiendo en “ insaciables de los cursos “.

Un fin de semana de nuevo perfecto. Una muestra de la magia de la música, que consigue que coralistas de distintas procedencias, de diferentes gustos y de formación y experiencia muy dispares, consigan hacer música cuando se unen , en palabras de Juan Pablo, para conseguir un mismo objetivo. La música es el lenguaje de los sentidos, decía, y hemos de ser conscientes de lo afortunados que somos por sentir y hacer sentir, disfrutar y hacer disfrutar. Ser capaces de darlo todo en un esfuerzo común. La “pasión del coralista amateur” decía. ¿Acaso no es eso “ mística…”?.

Anabel Ariño Plana


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , , ,

Posts relacionados:

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.