Magnificat, por Josu Elberdin

Con motivo del 30 aniversario de la escuela de música de Leioa el Palacio del Euskalduna en Bilbao acogerá el 23 de octubre de 2010 a las 20:00 h., un acto en el que la Kantoria, Kantika Korala y SJB nos mostrarán el extraordinario trabajo que hacen de la mano de Garbiñe Abendaño, maestra de canto, y de Basilio Astúlez su director.

Kantika Korala interpretará Magnificat de Josu Elberdin quien lo escribió para ellos y cuyo estreno tuvo lugar en diciembre del año pasado. El propio Josu nos presenta su obra.

La relación con Basilio y la familia coral que él dirige es anterior al “Magnificat”. El primer proyecto que realizamos en común es “Gabon Kantika”, un disco que recoge 18 composiciones nuevas para Kantika Abesbatza, realizadas por 18 compositores de todo el mundo. Tuve la suerte de poder escribir para ellos “Angelus”, obra para coro y piano.

De este proyecto surgió la posibilidad de embarcarnos en un nuevo viaje, en este caso el de “Kantika Sakra”. En esta ocasión el plantel de compositores se reducía a 4, intentando de esta manera aportar al carácter religioso del disco un toque multicultural. El objetivo del disco era escribir música religiosa en latín para el coro, intentando añadir algún toque cultural propio. En el disco encontramos la “Misa Leioa” de Dante Andreo, un “Sanctus” a doble coro y soprano de M. Macglynn, un “Veni sacnte spiritus” de K. Sato y el “Magnificat” que les escribí yo. Cada obra tiene toques que se pueden relacionar con las raíces culturales de cada uno de los compositores que participamos en el proyecto.

El planteamiento en un primer momento era libre, y en ese caso, al haber utilizado anteriormente el motivo de la anunciación a la Virgen María, decidí continuar con el episodio bíblico y adopté el texto del Magnificat. Pensaba en una obra para algo de orquesta y coro, pero al ir planteando diversas cuestiones la obra fue cogiendo forma y cambiando su primer planteamiento. Además en esas fechas Kantika colaboraba con Kepa Junkera (trikitrilari muy conocido y de fama internacional) y se me planteó la posibilidad de contar con él para el proyecto. Entonces dimos forma a un gran puzzle que conforma el entramado de la obra. Las tres grandes secciones que lo conforman son el coro y 2 solistas, la orquesta, con una formación completa y la sección de instrumentos autóctonos con la trikitixa a la cabeza, escoltada por la alboka y la txalaparta. Toda esta mezcla era compleja para cuadrar pero el resultado final supera mis mejores expectativas.

Magnificat es una obra de unos 22 minutos de duración que está dividida 7 fragmentos en los que se dibujan diferentes colores y estilos musicales. Encontramos números lentos, románticos y muy cantabiles, alternándose con otros con raíces autóctonas y con mucho ritmo, produciéndose así una simbiosis entre lo religioso, lo espiritual y lo autóctono y profano. Hay momentos para poder improvisar, para hablar de la grandeza del espíritu de Maria o de la fuerza y el sentido de la Justicia de Dios.

La obra cuenta también con una versión reducida a órgano para que su puesta en escena sea más factible, según las circunstancias.

Se estrenó en Marzo de este mismo año dentro de los actos de reinauguración del teatro Campos Elíseos de Bilbao, y se vuelve a interpretar en esta ocasión en el Palacio Euskalduna, con motivo de la celebración del 30 Aniversario del Conservatorio de Leioa.

Ha sido un proyecto ambicioso al que Kantika ha dado una forma muy especial. Es cómodo y muy atractivo trabajar para un coro tan versátil y flexible y el resultado siempre es de una altísima calidad. No puedo más que agradecer desde estas líneas la gran oportunidad que Basilio  me proporcionó al poder escribirles algo del formato y características del Magnificat. Quiero agradecer también la colaboración siempre atenta de Margarita Lorenzo de Reizabal, que además de dirigir la orquesta y a todo el grupo magistralmente ha sido muy aleccionadora en ciertas cuestiones. A Kepa Junkera por su fantástica colaboración en el disco y por último a Jose Ignacio Sarría y a Valentín Atxotegi por estar siempre tan atentos a todas las necesidades que se nos planteaban.

Sólo queda que quienes se acerquen el día 23 al Euskalduna disfruten con unos grupos con una calidad musical impresionante, pero con una disposición personal fuera de lo común. Les deseo que cumplan con la misma buena salud e ilusión los 50 años.

Josu Elberdin

Encuéntralo todo sobre Josu y su obra en su nueva web: elberdin.com