Inicio » Aportaciones, De interés, Eventos

Segalariak de Josu Elberdin obligada en Tolosa 2010, por Josu Elberdin

Publicado por el 07 February 2010 9 Comentarios

Todo aquel que conoce Segalariak se enamora de ella al instante, de su frescura y vitalidad: desde los primeros acordes se sienten irresistibles ganas de bailar y una corriente de buen humor recorre a público e intérpretes. ¡Nos encanta!

Josu Elberdin nos habla así de su obra, una de las obligadas en la 42 edición del Certamen Coral de Tolosa:

La historia de Segalariak surge una tarde de Julio cuando Javi Busto me llama por teléfono. Me comentó que él iba a dirigir el canto común en la Topaketa (encuentro) de coros que se organiza una semana antes de que comience el certamen Internacional de Tolosa, allí mismo. Tenía que dirigir dos obras: Él había hecho un arreglo de una melodía euskaldun muy conocida aquí, “Itsasoa laino dago”, pero le faltaba algo que fuera algo más rítmico y alegre. Me pidió que le escribiera alguna cosa y por supuesto, fue una noticia emocionante. Javi significa mucho para mí. Él me abrió las puertas de su casa cuando nadie me conocía, y siempre que le necesito está ahí para escuchar, valorar o ayudar. Le siento más que como a un amigo, como a un padre, y eso es muy importante para mi.

Se me ocurrió tratar sobre el tema de los segadores y las apuestas que son tan conocidas aquí en Euskadi. Utilizando un ritmo de espatadantza (basado en un compás de amalgama muy utilizado aquí), tracé una melodía que iría pasando de hombres a mujeres. Todo ello bajo unos pasajes rítmicos muy marcados en las voces graves, consiguiendo una velocidad y una tensión que no abandona la obra hasta el final. Ya en la Coda contaremos con los típicos irrintzis (gritos muy característicos vascos), dándole mucha energía a los últimos compases, en los que además la armonía se multiplica y consigue un final grandioso y un tanto impactante.

Le entregué la obra a Javi y en cuanto la escuchó le gustó mucho. El día de su estreno fue impactante escuchar y ver como fue capaz de mantener in tempo a más de 150 cantantes cantando a la vez. La obra después ha estado y está en el repertorio de muchos coros lo que es muy de agradecer, pero la gran sorpresa llegó hace unos meses al conocer que va a ser la obra obligada en la categoría de Folcklore en el Certamen de Tolosa de este año. En otras dos ocasiones obras mías han sido obligadas en el certamen, en la categoría infantil y desde luego, lo que se siente es inenarrable. Por eso es emocionante saber que gente de otros países y zonas del mundo están preparando tu música, y que además vas a tener la gran posibilidad de poder escucharlo todo allí, y de estar con ellos. El hecho de observar que la obra en tan poco tiempo se ha hecho grande produce vértigo, pero en el recuerdo siempre quedan muchos momentos que han ayudado a que Segalariak crezca: momentos como el seminario de Vox Aurea o el de la coral del Conservatorio de Tomelloso, Pasaia Abesbatza y otros muchos que han contribuido a que se cante y se conozca la obra. Sólo espero que a todo el que se acerque a Tolosa este año le guste lo que oiga y pueda disfrutar de los corazos que todos los años acuden al certamen compitiendo como en la apuesta de la propia canción, por ser el “Txapeldun”

Josu Elberdin


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , , , , , , , ,

Posts relacionados:

9 Comentarios »

  • Trevi says:

    Cantar el Segalariak ya es todo un lujo. Que además su compositor esté a tu lado cantándola y Javi Busto a los mandos, es una experiencia indescriptible que jamás podré olvidar.

    Muchas gracias, Josu, por lo maravilloso que eres en lo personal y lo grande que es tu MÚSICA.

  • Juan de Dios Tallo says:

    Recuerdo que en 2008 cantamos esta pieza en la Residencia de Estudiantes de Madrid. me refiero, claro está, al coro Vox Aurea. Me tocó hacer las notas al programa, con respecto a Segalariak, escribí:

    “Segalariak” de Josu Elberdin.
    Esta obra está dedicada a Busto por el autor. Josu Elberdin, músico vasco nacido en 1976, es director de coros infantiles, profesor de música y excelente compositor. Su interés por la educación musical de los niños le ha hecho centrarse en composiciones para ellos. Piensa Elberdin que puede hacerse mucho por la infancia usando la música como instrumento educativo y no podemos estar más de acuerdo. Con todo, ha escrito también obras para coro mixto como la que se interpreta hoy.
    “Segalariak” o “Los segadores” nos remite a una de las tradiciones más ancestrales del pueblo vasco, que consiste básicamente en aprovechar todo tipo de situación para jugarse los cuartos mediante apuestas. Los segadores se presentan con una cuadrilla de ayudantes y siegan un espacio predeterminado mientras los suyos recogen y pesan lo segado. Al final vence el segalari que más ha segado en un mismo tiempo. En las fiestas populares tuvo este deporte mucho predicamento, e incluso, sus grandes figuras. Atletas de Tolosa, Azpeitia o Cizurquil como Keixeta, Lokate, Mayoz o Prantxesa elevaron esta rústica disciplina a tal nivel, que la hicieron digna de aparecer en las canciones de los bardos locales. Elberdin nos trae ese ambiente de alegre fiesta campesina en esta pieza con aire de ezpata-dantza.

    En otra ocasión presenté esta pieza en un concierto didáctico para niños. Expliqué el noble deporte de los Segalariak de la siguiente forma:

    En la pieza de hoy se habla de uno de los tópicos más recurrentes del mundo de hoy: El Deporte.
    Estamos en el complejo mundo del deporte rural vasco, del llamado en vasco Herri Kirol.
    En el País Vasco existen multitud de deportes autóctonos muy extendidos en el mundo como la pelota o la pala y otros más del mundo rural como éste que hoy traemos.
    En este deporte se trata de segar herbazales con una guadaña o, en vasco, sega.
    El segalari es el de la sega. Se enfretan varios segalaris para ver quien siega más mientras el público se dedica las apuestas.
    Los vascos aprovechan muchas oportunidades para dedicarse a jugarse los cuartos. Estas aficiones se llaman en vasco “ludopatiak”

    La competición se organiza del siguiente modo:

    1. Se acota un herbazal en medio del campo (o de la campa, que es como, a veces, dicen los vascos y las vascas) con una cinta de plástico que dice “Ezin pasa daiteke” forma autonómica de decir “No pasar”.
    2. Conviene poner además dos o tres polis autonómicos de esos vestidos de carlista para que la gente, efectivamente, no pase.
    3. El segalari entra en el campo y comienza a segar todo lo rápido que sea capaz.
    4. El segalari tiene a su disposición a varios ayudantes formando un verdadero equipo o, en vasco, talde:
    a. El que le afila las guadañas y se las va pasando: zorrotzaileari.
    b. El que va recogiendo la hierba cortada y la va colocando en la báscula: Biltzaileari.
    c. El juego es realmente espectacular cuando llueve porque entonces entra en escena otro personaje importante que es el que protege de la lluvia al segalari con un paraguas: el euritakolari. Debe ser un verdadero atleta pues debe saltar cada vez que la guadaña le ataca los pies. Debe sincronizar sus saltos con el movimiento de la guadaña. Es difícil encontrar buenos euritakolaris, o con los dos pies en su sitio por lo que muchos segalaris deben mojarse cuando llueve.
    5. Los polis vestidos de carlista deben cuidar de que ningún enterao, en vasco listolari, ayude a los participantes.
    6. Se declara vencedor o Irabazle al que siega más hierba.

    Se presentó en forma de juego, era preciso averiguar el/los datos erróneos o ficticios.
    Casi se me olvida comentar que la pieza es estupenda y merece todo elogio.

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.