Inicio » Ad libitum, Aportaciones

Taller “El compositor y su obra: Xabier Sarasola” por Anabel Ariño

Publicado por el 04 March 2011 3 Comentarios

Taller “El compositor y su obra: Xabier Sarasola” por Anabel Ariño

Tras varios cursos con diferentes compositores y directores de prestigio tanto nacional como internacional, en esta ocasión hemos tenido el placer de contar, dentro de la  frenética actividad a la que nos tiene acostumbrados la Federación de Coros de Navarra (envidiada, me consta, por federaciones de otras comunidades) el Taller de música coral que ha tenido lugar en Pamplona los días 26 y 27 de febrero,   impartido por el compositor y director Xabier Sarasola Lasa.

Con un gran éxito de convocatoria, limitada por el número de plazas del auditorio, 120 coralistas, se trabajó y disfrutó durante 32 horas en las que el interés no decayó en ningún momento.

El taller arrancó con un “calentamiento vocal  interior” que  nos preparó para abordar dos deliciosas canciones: “Las mañanicas de abril” y “En el campo nacen flores”.  Dos obras breves conexas en las que el compositor conjuga la sencillez de dos textos populares que encierran ya música en sí mismos, con una melodía delicada, limpia y  sugerente. Me encantó la definición de Xabier Sarasola del folklore como “textos a veces absurdos con músicas maravillosas”. Dos pequeños tesoros que nos hacían presagiar lo que iba a ser el fin de semana.

Ut Queant laxis Resonare fibris Mira gestorum Famulituorum Solve poluti Labireatum Sancte Joanes…  He escuchado varias obras sobre este texto de Pablo el Diácono y es esta de Xabier Sarasola, sin duda, y siempre desde la subjetividad que se me permite, la que contiene, desde el primer compás, la más elegante combinación de sonidos de cuantas han caído en mis manos. Los primeros cuatro compases llaman a los cuatro siguientes, y éstos a los cuatro posteriores, y antes de que terminen necesitas que lleguen los cuatro  que le siguen porque estás ya enredado en la música y necesitas que fluya hacia delante  hasta que por fin, se cierra el regulador para darte un respiro y de pronto emerger de nuevo, ya a cielo abierto , en la segunda parte de la obra donde la intensidad es mayor, para terminar  encontrando la paz de la mano de los tenores, en tan sólo tres compases de exquisita sencillez.

Continuamos con “Errukaria”, armonizada por Xabier Sarasola sobre una canción de Iparraguirre… y empezamos a bailar en la silla. Re-bautizamos la obra como “ La-birula”  Locura de cambios de compás que sólo somos capaces de abordar (que no bordar), los de estas tierras y las de al lado. En la misma obra, los cantores (“actores” de la música según Xabier Sarasola), pasamos del drama a la alegría, y de la alegría al drama, no sin la dificultad que suponen estos cambios de registro emocional, máxime cuando estás pendiente de saltar por encima de la casilla uno porque vamos de segunda vuelta y toca ir a la dos. Y por si fuera poco, nos acababa de decir que la carga emocional desmedida roza la caricatura…. En fin, encontrar la dosis justa, parafraseando al compositor, es “complicado”, pero al menos lo intentamos. Una obra de esas que, hasta a los bajos, les hace  cantar con una sonrisa.

Nos tranquilizamos un poco con el “Zure Boza”, basada en una melodía popular vasca . De deliciosa factura, como era de esperar y con una dulzura necesaria que no siempre conseguimos expresar.   En el pentagrama de las altos, un mundo a descubrir, aunque el resto de las cuerdas se empeñe en desdeñarlo y la suya propia en no reivindicar. Un descubrimiento el sonido limpio, tierno y amable que, con las indicaciones necesarias, son capaces de emitir nuestros queridos bajos.  En esta obra  se podría resumir, a mi parecer, la esencia del folklore vasco: simplicidad, belleza y emoción.

De su “Neskatx Ederra”, poco puedo decir.  Obra obligada en la edición de 2008 del Certamen Coral  de Tolosa, a estas alturas ha dado la vuelta al mundo y algunos participantes del taller incluso osaron desprenderse  de la partitura – desprendimiento bastante escaso que permite al director “proponer” y al cantor disfrutar al máximo de la propuesta-.  No en vano, poco podemos hacer disfrutar al que nos escucha si nosotros mismos no lo hacemos, y para ello suele ser necesaria una comunicación libre entre director y cantor.

Los coralistas trabajaron otras obras, como el “Altza eder ur airian” y el rítmico “Goizian porrusalda”, otro divertimento que hizo las delicias del auditorio y en el que, esta vez sí, los hombres pudieron hacer uso a placer de su condición vocal  de bajos.

Al igual que otro gran director, con el que he tenido, tengo, y espero tener por mucho tiempo, la fortuna de disfrutar y la oportunidad de hacer disfrutar, de la música coral, Xabier Sarasola reivindica como la base de esta música la elegancia. Elegancia al cantar, al transmitir, elegancia al emocionar… elegancia en el sonido, en el gesto… qué difícil y qué sencillo a al vez.

Nuevos cantores, algunos muy jóvenes y otros ya veteranos en estos cursos hemos compartido un taller  interesante, ágil y ameno aún cuando el número de horas trabajadas ha superado a otros talleres. Creo firmemente que a ello ha contribuido la exquisita pedagogía de quienes, como Xabier Sarasola, trabaja la música coral con niños.  Dos días “entrenando emociones” ….

Agradezco, y estoy segura, agradecemos, la labor de la Federación de coros de Navarra por este curso y los que han de venir.  Creo entender que la filosofía de la Federación es mantener la música coral a Capella como algo vivo y con continuidad.  Los talleres de dirección de coros infantiles que se siguen organizando (uno de ellos en breve), 2º Curso “Fomento del Canto Infantil”, Federación de Coros de Navarra, han de conseguir que savia nueva garantice el futuro generacional en nuestra comunidad. Nuevos coralistas, nuevos compositores que desconocemos y están ahí al lado, directores con igual capacidad que Xabier Sarasola de transmitir emociones y que no por cercanos son menos geniales que aquellos que vienen de Suecia o de Dinamarca, gente que trabaja por la música coral… aprovechémoslo; está ahí.

Gracias, Federación Navarra de Coros de Navarra por esta labor que no flaquea.  Con todavía los acordes de este fin de semana en la cabeza, estamos ya pensando en el próximo taller y en quién lo impartirá.  ¿Quizás…. Beatriz Corona…? Espero que los rumores se acaben confirmando…

Anabel Ariño Plana

Xabier Sarasola

Inicia sus estudios musicales a la edad de 19 años, obteniendo los títulos de profesor de piano, y violín. En la actualidad ejerce como profesor de violín, armonía y canto coral en la Escuela Municipal de Música de Beasain.

Estudió dirección de coros en los cursos de la Federación de Coros de Guipuzcoa. Ha asistido a cursos de dirección con Javier Busto, Eric Ericcson, E. Eby, G.Graden, etc.

Es director del coro “Loinatz”, con el que ha participado en numerosos concursos y festivales, recibiendo distintos premios y reconocimientos. Así mismo, forma parte del Grupo “KEA”, dedicado a la música de los siglos XX y XXI, y formó parte del “Orfeón Donostiarra”

Ha sido miembro del jurado de Gorizzia, Varna, y es el presidente del jurado de grandes masas corales de Tolosa.


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: , ,

Posts relacionados:

3 Comentarios »

  • Carlos says:

    Magnifico el trabajo de Xabi y buen reflejo de lo acontecido en Pamplona.

  • Elena González says:

    Maravilloso artículo. Perfectamente descritas las vivencias que seguro tuvieron lugar en el taller. Sana envidia de los que han tenido la suerte de disfrutarlo.

  • Tomas A. Castillo says:

    Muy buen articulo. No lo habia leido, y mira que estoy siempre intentando estar al conrriente de lo que acontece por alla.

    Muy profesional,

    Saludos de un amigo…

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.