Inicio » Coros

Un millón de gracias, por el Conjunto Vocal Virelay

Publicado por el 30 November 2010 Sin Comentarios

Aún resuenan en las bóvedas de Santo Domingo los acordes del estremecedor Ego sum panis vitae, y permanecen los abrazos, felicitaciones y aplausos de los asistentes.

Para nosotros es todo un orgullo poder dar vida a un montón de papeles con pentagramas que, milagrosamente, cobran vida y transformados en sonidos llenan de emoción a quienes los oyen.

Dice Máximo Pajares al referirse a una reciente edición de partituras de la Catedral de Cádiz: Las tenemos ya en nuestras manos, ante nuestros ojos en una perfecta y bella edición, pero letra muerta pues no revivirá del todo hasta que haga oír, oír y escuchar. Sabias palabras.

Igualmente nos enorgullece hacer esta música que, desde el momento en que suena pertenece al oyente, quedando grabada en su memoria, en su corazón. Y al mismo tiempo, honra al compositor que, lleno del espíritu creador, nos sigue regalando estos bellos sonidos aún después de muerto.

Por eso es importante recordar que, como capilla de música de la Catedral, somos -gustosamente- servidores, que no dueños, de esta espléndida música que sonó ayer en el concierto de presentación de nuestro primer disco.

Un disco que se edita no sólo para fomentar esta música sino también para apoyarla y posibilitar que el segundo volumen de la serie “Archivo musical de la Catedral de Cádiz” se haga realidad pronto.

Ha sido un fin de semana repleto de emociones, aglutinando un sinfín de estados de ánimo: preocupación, encuentros, prisas, nervios, cariño, humor…

Comenzamos el sábado por la mañana presentando a los medios el fruto de nuestro trabajo de puesta en valor del patrimonio musical gaditano. Un trabajo que quiere dar a conocer, aún más, el arte musical en el Cádiz de finales del siglo XVIII y que tiene al maestro de capilla Juan Domingo Vidal como figura destacada.

Posteriormente, ofrecimos el primer ejemplar de nuestro disco a D. Antonio Ceballos, obispo de Cádiz por su apoyo y cariño hacia este proyecto. La capilla de música, junto con el deán D. Enrique Arroyo y el canónigo maestro de ceremonias D. Rafael Vez fueron testigos de un ilusionante nuevo comienzo en la puesta en valor de nuestra música.

Y el domingo, el concierto. El colofón, la “puesta de largo”, la recompensa a tanto esfuerzo que se tradujo en una iglesia a rebosar, con gente incluso de pie que quiso compartir con nosotros nuestra aportación al compromiso con la música española, santo y seña del Festival de música española de Cádiz, cuya organización estuvo representada por Dña. Yolanda Peinado, delegada provincial de cultura quien, haciendo gala de su cercanía y sensibilidad, compartió este momento de alegría de forma humilde y sincera.

También tuvimos el honor de contar entre los asistentes con el citado D. Máximo Pajares, canónigo emérito y cuyo trabajo de recuperación y catalogación del archivo musical de la Catedral es la “piedra angular” sobre la que se sustentan todos los trabajos encaminados a poner en valor la música de la Catedral de Cádiz. Un trabajo muy poco agradecido y nada reconocido en nuestra ciudad.

También recordamos a los ausentes, a los que por sus obligaciones no pudieron asistir pero que estuvieron con nosotros igualmente: D. Marcelino Díez y D. Rafael Vez, la persona que ha sabido sacar mayor partido de nuestro torrente musical, de nuestro tesón y ganas por sacar a la luz esta música.

Y tantos anónimos: Juan, Luis, Loli, Chari, Carmen…. quienes nos regalaron su cariño y a quienes debemos todos nuestros esfuerzos.

Por todo esto, ofrecemos nuestro más sincero agradecimiento; es decir: Más conciertos, más discos, más ilusión y, sobre todo, más trabajo.

Nuestros esfuerzos y anhelos, son vuestros.

Un millón de gracias a todos.

Javier Orellana
Conjunto Vocal Virelay


No te pierdas las últimas noticias en portada.

Tags: ,

Posts relacionados:

Deja tu comentario

Debes registrarte para comentar.